Kim Kardashian no sale de casa después del asalto en París

Kim Kardashian

Kim Kardashian lleva dos semanas casi desaparecida tanto de eventos públicos como de sus redes y aplicaciones. Desde que la celebridad sufriera el asalto en su apartamento hotel de París ha decidido pasar a un discreto segundo plano al que no nos tiene acostumbrados. Sus eventos programados para estos días han sido cancelados y su entorno asegura que pasa todo el tiempo que puede con sus dos pequeños y su esposo, Kanye West.

Hace pocas horas, Paris Match publicaba unas imágenes de la habitación posterior al asalto y con los agentes de policía trabajando en el lugar de los hechos. Según su entorno más cercano, la hija de Kris Jenner ha tenido problemas para conciliar el sueño y ha vivido algunos momentos de angustia al recordar el ataque. Además, está constantemente acompañada o por sus servicios de seguridad o por su marido.

La modelo cumplirá el próximo viernes, 21 de octubre, 36 años y tenía programado acudir al club Hakkasan (Las Vegas), local con el que tiene firmado un contrato de un millón de dólares por acudir en cuatro ocasiones este año. Sin embargo, su tercer bolo en la discoteca ha sido cancelado según adelantaba E! News.

Por otra parte, la página web Mediatakeout.com rectificaba las informaciones que había publicado en los últimos días en las que insinuaba que el robo había sido fingido. "Tras de hablar con fuentes, incluidas algunas muy conectadas a los Kardashian, y después de obtener más detalles sobre la secuencia del suceso, estamos seguros y no tenemos ninguna duda de que a Kim Kardashian le robaron en París como denunció a la policía francesa. Cualquiera que se lo siga cuestionando, está equivocado", fue la disculpa del medio, curiosamente publicada después de que los abogados de Kim interpusieran una demanda por calumnias.