Junta, Iberaval y las cajas rurales se unen para facilitar microcréditos a los emprendedores rurales

Responsables de Junta, Iberaval y las cinco cajas rurales de la Comunidad.

Acuerdo de colaboración para financiar con facilidades nuevas iniciativas en localidades de menos de 20.000 habitantes. La Junta aporta un millón de euros y podría llegar hasta los cuatro con otras líneas de crédito.

La Consejería de Agricultura y Ganadería, la sociedad de garantía recíproca Iberaval y las cuatro cajas rurales de la Comunidad promoverán desde este miércoles el acceso a microcréditos y a préstamos para favorecer la creación de empresas y empleo en el medio rural a través de proyectos cuya única garantía será su viabilidad y la firma personal de los promotores solicitantes de modo que "ningún proyecto viable en el medio rural se quedará sin financiación".

 

Así lo han asegurado la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, y el director general de Iberaval, Pedro Pisonero, tras rubricar sendos convenios de colaboración con las cajas rurales por los que se concederán préstamos avalados por un importe que oscila entre los 6.000 y los 150.000 euros hasta el cien por cien de la inversión total y con un plazo de amortización de hasta diez años, con dos de carencia.

 

Además, se ofrecerán microcréditos por un máximo de 50.000 euros y un periodo de amortización de hasta ocho años a emprendedores que planteen nuevos negocios en municipios de menos de 20.000 habitantes. Para el resto de las empresas ese importe se elevará hasta los 150.000 euros con un plazo de devolución de diez años.

 

Finalmente, el director general de Caja Rural en Zamora, Cipriano García, ha significado la "comunión totalmente imprescindible" entre la Administración y las cajas rurales, "las únicas autóctonas" que quedan en Castilla y León y cuyas raíces están principalmente en el medio rural. "Esperamos que sea el punto de partida para hacer muchísimas más cosas", ha deseado García.

 

La principal novedad de esta financiación suscrita por primera vez por la Consejería de Agricultura y Ganadería a través de ADE Rural es que el sector primario de Castilla y León podrá acceder a unas ayudas que ya existían para el resto de la economía regional ya que las cajas rurales garantizan la reducción en 0,75 puntos del coste financiero para los microcréditos y en 0,25 para los préstamos. Según ha precisado el director general de Iberaval, el coste de estos préstamos y microcréditos será de Euribor más 2,25, cuando, sin este convenio con las cuatro cajas rurales de Castilla y León, sería casi un punto superior.

 

Para sustentar este acuerdo la Consejería de Agricultura y Ganadería aportará un millón de euros con la previsión de poner en marcha líneas que permitan formalizar préstamos por un valor de 4 millones de euros. Dicho esto, la consejera ha aclarado que se trata de un convenio abierto por lo que ha asegurado que de agotarse el dinero se plantearía una nueva provisión de fondos. "Que funcione y se agote", ha deseado.