Junta andaluza ve una diferencia "brutal" en como se enfreta el PSOE a los ERE y el PP a Bárcenas

La consejera de Presidencia, Susana Díaz, en declaraciones a los periodistas
"En Andalucía lo tuvimos claro, fuimos los que denunciamos", recalca.


MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La consejera de Presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, mantiene que la política necesita "ejemplaridad" y "decencia" e ironiza sobre las cuentas en Suiza del extesorero del PP Luis Bárcenas asegurando que "un trabajador honesto tardaría 925 años de media en reunir los 22 millones de euros".

En declaraciones este jueves a los periodista en Madrid, donde ha presentado un desayuno informativo del presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, la consejera ha subrayado que hay "una diferencia brutal" entre el comportamiento del PSOE y la Junta de Andalucía ante el caso de los ERE irregulares y el del PP con el de su extesorero.

"En Andalucía lo tuvimos claro, fuimos los que denunciamos y por eso se está permitiendo conocer la verdad, esa contundencia de denunciar y pedir responsabilidad, es una vara de medir distinta a lo que los ciudadanos presencian cada mañana", ha recalcado Díaz, que ha pedido al PP que "tome medidas" porque "el Gobierno de este país está en juego" y que la situación "supera todos los límites".

"EN CUESTIÓN LA IMAGEN DE ESPAÑA"

Asimismo, ha advertido de que la supuesta contabilidad ilegal destapada con la publicación de los papeles del extesorero es un asunto que "se está trasladando fuera del país" y que "pone en cuestión la imagen internacional de España".

Para Díaz, los ciudadanos "tienen derecho a ser gobernados desde la verdad, con transparencia y a que les demos explicaciones", por eso, ha pedido a toda la clase política que dé "ejemplo". En este sentido, ha apuntado que el 'Pacto por Andalucía' permitirá en lo que se refiere a la transparencia asumir "un compromiso nítido y claro con los ciudadanos".

A su juicio, los políticos tienen "un reto por delante, retomar la confianza de los ciudadanos porque --ha añadido-- no nos podemos permitir que nos vean como uno de los principales problemas". "Hay que dar un paso al frente desde la decencia", ha concluido.