Julio tuvo en Castilla y León menos incendios que la media de los últimos diez años

(Foto: Nacho Malmierca)

La meteorología favorable ha jugado un papel fundamental.

El mes de julio en Castilla y León tuvo unos datos de superficie quemada por incendios mejor que la media de los últimos diez años, gracias en buena medida a las condiciones meteorológicas más favorables, que han permitido que exista en los bosques una humedad relativa mayor.

 

Así lo ha subrayado el director general de Medio Natural, José Ángel Arranz, quien ha realizado este viernes un balance provisional de la campaña de incendios, al hilo de lo cual ha advertido de que hasta que este no finalice y pase el riesgo alto, "no se puede valorar".

 

En este sentido, ha recordado que hay años que, como éste, "empiezan muy bien y luego acaban muy mal".

 

Al hilo de esto, ha apuntado que el número de incendios es "similar" al de otro años, con la diferencia de que las lluvias de los primeros días del mes y la ausencia de prolongadas olas de calor permite que las llamas "puedan controlarse mejor".

 

"Por desgracia, todos los días hay incendios que las condiciones meteorológicas permiten controlar, pero no deberían producirse 2.000 incendios al año en Castilla y León", ha lamentado.