Jubilar a los mayores de 55 años, la solución para el paro de UGT

Una oficina de empleo.

El sindicato propone un 'puente a la jubilación' para aquellos parados que no van a encontrar trabajo; el coste de prejubilarlos será de mil millones de euros, "lo mismo que el rescate de la plataforma Castor".

El sindicato UGT ha dado a conocer la que propone como fórmula para aquellos parados de larga duración expulsados del mercado laboral y que tienen muy difícil volver a encontrar empleo por ser mayores de 55 años. Una fórmula pasa por crear un "puente a la jubilación", un plan extraordinario para retirar a 1,2 millones de personas que superan esa edad y que están parados. En Castilla y León son casi 57.000 las personas mayores de 55 años inscritos como demandantes de empleo en las oficinas públicas.

 

Así lo ha expresado esta semana el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, aprovechando su presencia en el congreso del sindicato en Valencia. Una propuesta que no es nueva, aunque sí vuelve a la actualidad: hace cerca de un año el propio Álvarez ya propuso esta medida cuando era el líder de la UGT en Cataluña.

 

Álvarez incluye entre las prioridades del sindicato lo que denomina como "un puente a la jubilación para los mayores parados de larga duración que todos sabemos que no van a encontrar trabajo". Asegura que esta medida, de la que se pueden beneficiar los 1,2 millones de personas mayores de 55 años con más de un año en el paro, costaría "lo mismo que rescatar el Castor en la costa de Castellón", en referencia al depósito de gas subterráneo sellado tras los movimientos sísmicos. La indemnización que pagó el Estado por parar esta instalación fue de más de 1.300 millones de euros.

 

 

OTRAS MEDIDAS

 

El líder de UGT también defendió "recuperar el contrato relevo" como la mejor fórmula para "dar empleo a los más jóvenes". Y la retirada del contrato de apoyo a emprendedores creado en la reforma laboral de 2012 porque contribuye a la precariedad del mercado laboral, al permitir el establecimiento de un periodo de prueba de un año sin indemnización por despido a su finalización. "El uso que se está haciendo (de este contrato) genera serias dudas, pues el periodo de prueba de un año permite que se utilice como sustituto de un contrato temporal sin coste, siempre que la empresa no se acoja a incentivos fiscales ni bonificaciones", subraya el sindicato en un comunicado.