Juan Fernández gana el premio Argaya que concede la Diputación de Valladolid

Jesús Fernández,sumiller afincado en la localidad vallisoletana de Peñafiel.

El sumiller Juan Fernández se ha alzado con el Premio Argaya 2013 de monografías para jóvenes creadores que otorga la Diputación de Valladolid, con el trabajo titulado: “'Recorrido geográfico-sensorial por las Denominaciones de Origen Vitivinícolas de la Provincia de Valladolid'.

 

 

En esta obra, su autor hace un recorrido por las cinco denominaciones de origen de la Provincia de Valladolid, ahondando en diferentes aspectos que el territorio transfiere a la uva y, posteriormente, al vino. Un buen conocedor del vino es capaz de identificar su esencia y, por tanto, está en condiciones de hacer un recorrido sensorial, y también geográfico, por el territorio en el cual, dicho vino, ha sido elaborado.

 

Los aromas, colores, texturas, sabores… que encontramos en él  no son más que el fiel reflejo de un ecosistema natural y humano en perfecta armonía, cuyos rasgos le  han sido  prestados. Bajo esta idiosincrasia, Juan Fernández, va desgranando los hitos paisajísticos y ecológicos más relevantes de cada denominación de origen y cómo éstos se traducen en distintas sensaciones en la cata del vino. 

 

Se trata de un enfoque novedoso e integrador, que intenta explorar nuevas formas de disfrute y conocimiento del vino. Éste no se puede entender sin el territorio en el que se produce, al tratarse de una actividad imposible de deslocalizar, por su fuerte vinculación a la tierra en la que se elabora. Si en Valladolid hay cinco denominaciones de origen vitivinícolas y todas ellas tienen unos rasgos muy particulares se debe, precisamente, a la personalidad de cada una de ellas.

 

 

 

Juan Fernández Segovia es ingeniero químico y sumiller por la Escuela Internacional de Cocina Fernando Pérez de Valladolid. El año pasado ya se hizo con este mismo galardón, en este caso, con un artículo sobre el piñón en la Tierra de Pinares Vallisoletana. "La riqueza gastronómica y enológica de la provincia de Valladolid es infinita, pero falta una cultura científica y educativa que la acerque al ciudadano de tal forma que sea capaz de conocerla más a fondo y disfrutarla al máximo".

 

Este es un gran reto que tenemos los sumilleres y los profesionales del vino y la gastronomía, divulgar y aproximar, a la sociedad,  su cultura y sus propiedades sensoriales. "Hoy, gracias al enoturismo lo tenemos más fácil, pero hay que seguir trabajando para mejorar,  sobre todo, en el uso de contenidos y técnicas más pedagógicas”.