Juan Carlos Montero: “La Junta tendrá que revisar el protocolo de concesión de becas para cursar un máster”

El procurador socialista lamenta que, una vez más, las familias sufran las consecuencias de la mala gestión del gobierno regional.

Juan Carlos Montero ha lamentado el escaso interés que está mostrando la Consejería de Educación para gestionar las ayudas para cursar un máster. “A los constantes retrasos se suman los requisitos restrictivos que han acabado por dejar fuera a la gran mayoría de los estudiantes”. 


“Esta primera convocatoria de ayudas destinadas a financiar la realización de másteres universitarios ha resultado un fracaso. Pensada para que pudieran participar unos 350 alumnos, lo cierto es que al final tan sólo han sido seleccionados 35 universitarios de los 98 que presentaron la solicitud. Las exigencias tan restrictivas impuestas por la Consejería de Educación ha provocado esta respuesta tan pobre por parte de los universitarios”, ha dicho Juan Carlos Montero.


“Los estudiantes y sus familias parecen no importarle a la Junta de Castilla y León. La convocatoria de este programa de becas, propuesto por el Partido Socialista, es sumamente importante. Atendiendo a los elevados precios públicos de las enseñanzas de máster, muchas familias no podrán hacer frente a los gastos derivados de los estudios de posgrado si no reciben esta ayuda a tiempo”, añade el representante socialista tras recordar que en el presente curso académico, las tasas de matrícula de un máster convencional de 60 créditos en una de las Universidades Públicas de Castilla y León ascienden a 2.494,8 euros y eso sin tener en cuenta el importe adicional por gastos administrativos que todos los estudiantes deben abonar. Antes de que el PP comenzase la pasada legislatura, la mayoría de los másteres de 60 créditos tenían un precio público de 1574,40 euros, con lo que el precio actual de los másteres universitarios se ha incrementado un 58%”. 


El procurador abulense espera que “tras esta primera experiencia rectifiquen y amplíen la oferta al tiempo que disminuyan también las exigencias. En el caso de la Universidad de Salamanca, que es la que ofrece sus estudios en Ávila, la resolución ha dejado sin ayuda a casi el 80% de los solicitantes”.