José María Burgos: “El PP desperdicia y desprecia el talento nacional y el que nos ha llegado de fuera”

El senador del Partido Socialista José María Burgos ha denunciado que “con la crisis, la cualificación de los desempleados no sirve, en absoluto, para acceder a un puesto de trabajo acorde con el nivel de formación, sino todo lo contrario. De hecho, ya hay muchas personas que buscan empleo y que omiten buena parte de sus conocimientos con el objetivo de no ser rechazados desde un principio”.

José María Burgos manifiesta en nota de prensa que “tener que recurrir a esta práctica pone de relieve la nefasta gestión del Gobierno de España y degrada la importancia de la formación y la cualificación, cuando debería ocurrir todo lo contrario. Más aún teniendo en cuenta que tenemos una generación de jóvenes, sobre todo en la horquilla de 30 a 40 años, muy instruidos”.

 

Para el senador socialista “estamos desperdiciando el talento nacional, pero también el que nos ha llegado de fuera, porque las mujeres inmigrantes que viven en Castilla y León acceden a los puestos de trabajo más bajos del mercado laboral pese a que muchas de ellas cuentan con carrera o estudios universitarios”.

 

Burgos recuerda que en Ávila un 8% de la población es inmigrante, cifra que se eleva al 10% en la capital. "Llegaron a nuestra tierra buscando un futuro mejor, pero se han topado con la crisis. En la mayoría de las familias inmigrantes ellas son las que dan la cara y están sacando adelante a sus familias. En este camino, muchas se encuentran con que sus currículums no se adaptan al puesto de trabajo al cual acceden. Siempre son los puestos más bajos. No llegan ni a cocineras sino a ayudantes y casi siempre se colocan en puestos de cuidado de personas dependientes”, ha dicho José María Burgos, quien responsabiliza al Partido Popular de la precariedad laboral que afecta a todos, mujeres y hombres, “inmigrantes o no”.

 

Para el socialista “el deterioro y desmantelamiento del marco de relaciones laborales ha socavado los cauces de negociación colectiva y ha reducido el ámbito de aplicación de los convenios. De este modo, estamos sufriendo  un serio retroceso de nuestros derechos sociales y laborales que tanto tiempo y esfuerzo costó conseguir".

 

"Las reiteradas bajadas de salarios impuestas han supuesto en España, en el período 2010-2013, una caída salarial del 6,3 %, y no han servido para reactivar el empleo ni la actividad económica (bien al contrario, la retrasan), han perjudicado al consumo interno,  además  de incrementar la pobreza llevando a muchas familias a graves situaciones de sufrimiento”, ha dicho José María Burgos.