Jorge Fernández asegura que han desarticulado el "tentáculo" que controla a los presos

El ministro del Interior, Jorge Fernández, ha asegurado este miércoles que la operación que ha desplegado la Guardia Civil en el País Vasco y Navarra contra el denominado frente de 'makos' de ETA (frente de cárceles) y que se ha saldado con la detención de ocho personas ha servido para desarticular "el tentáculo" que desde la banda terrorista permitía controlar a los presos.

En declaraciones a los periodistas tras asistir a un almuerzo-coloquio del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, en Tribuna Barcelona, ha explicado que la operación, que sigue abierta, es una continuación de la que se hizo hace tres meses contra Herrira, y ha sostenido que demuestra que el Gobierno central "ni ha negociado ni negociará" con la banda terrorista y seguirá trabajando con toda la fuerza de la ley.

"Es un paso más en la batalla que el Estado de Derecho está librando contra ETA para lograr su definitiva disolución", ha continuado Fernández, que ha explicado que hasta el momento se ha detenido a las ocho personas que se esperaba detener.


El ministro del Interior ha esgrimido que esta organización "era el tentáculo que desde ETA permitía controlar a sus presos y someterlos a su tiranía", y que, según ha dicho, impedía entre otras cosas que aquellos que lo considerasen oportuno se acogiesen a los beneficios penitenciarios que contempla la ley.

POSIBLE DESTRUCCIÓN DE PRUEBAS

Fernández, que ha esgrimido que no podía ser "más explícito" sobre la operación porque todavía seguía en marcha, se ha limitado a hacer una declaración y no ha respondido a las preguntas de las periodistas sobre el hecho de que el Ministerio del Interior informase de la operación hacia las 15.00 horas y luego anulase la información a todos los efectos.