Joel González encuentra un premio con sabor a bronce

El taekwondista español Joel González se adjudicó la medalla de bronce en la categoría de -68 kilos del taekwondo de los Juegos de Río de Janeiro tras batir por 4-3 al venezolano Edgar Contreras, logrando su segunda presea olímpica, 'dulce' también por todo lo que ha conllevado.
MADRID, 19 (EUROPA PRESS)



El catalán fue protagonista hace cuatro años en Londres, cuando conquistó el oro en un peso menor, -58 kilos. Entonces, decidió cambiar y subir de cara a Río 2016, pero todo su ciclo olímpico estuvo marcado por una lesión de rodilla que le tuvo parado más de un año.

Sin embargo, se preparó y llegó a punto para la cita olímpica. No pudo conseguir su objetivo de pelear por otro oro, tras caer en las semifinales, pero finalmente supo sacar una medalla de bronce muy valiosa a nivel personal y duodécima para la delegación española.

González comenzó con sufrimiento su andadura en Río de Janeiro, derrotando al croata Filip Grgic de forma muy ajustada (3-4) gracias a una sensacional reacción en el asalto final. Su rival tenía controlado el combate y mandaba entrado el tercer y último asalto, pero el español arriesgó para remontar y ganarse el pase.

El de Figueras tuvo un encuentro más plácido en cuartos y se aseguró pelear por las medallas tras imponerse por 7-4 al mongol Temuujin Purevjav. El catalán tuvo que apagar la fogosidad y la juventud de su rival para quedarse al borde de su segunda final olímpica.

Sin embargo, cuando esperaba un nuevo duelo con el surcoreano Daehoon Lee, al que batió en la final de Londres, se topó con el agresivo jordano Ahmad Abughaush, que también fue capaz de eliminarle en un combate que dominó desde el principio.

El asiático llegó a mandar 7-0 en el marcador y con la final casi perdida, González se lanzó el ataque y logró acercarse en el marcador al encadenar una patada al tronco y otra a la cabeza, pero su rival aprovechó sus riesgos lógicos para condenarle a la pelea por el bronce.

Tampoco le tocó el rival esperado al español. Todo hacía indicar que sería el turco Servet Tazegul, actual campeón olímpico del peso, pero fue el venezolano Edgar Contreras, el cual le planteó un combate muy cerrado y con pocos riesgos.

El de Figueras intentó ser el dominador ante un oponente a la espera en todo momento. Después de un primer asalto sin puntos, el español se puso por delante, pero el sudamericano logró llegar al tercero empatado tras una de sus escasas acciones ofensivas.

El catalán no se inmutó y logró conectar una patada en la cabeza para ponerse 4-1, una ventaja que supo administrar para quedarse con un bronce de mucho valer y que compensa todo su duro esfuerzo de estos cuatro años.