Joaquín Sabina y Benjamín Prado desnudaron su alma en el inicio de 'Literarios 2014'

Joaquín Sabina y Benjamín Prado no defraudaron a los cientos de abulenses que este lunes acudieron a la apertura del ciclo Literarios 2014 de la Fundación Caja de Ávila. Los geniales creadores mantuvieron un interesante pulso literario con textos propios cargados de sentimiento, humor y socarronería.

El Palacio de los Serrano se quedó pequeño este lunes ante la gran acogida que los abulenses dispensaron a Joaquín Sabina y Benjamín Prado, encargados de abrir el ciclo 'Literarios 2014' de la Fundación Caja de Ávila.

 

Haciendo gala da la fuerte amistad que les une, ambos autores cruzaron espadas por espacio de una hora y media en la que prácticamente desnudaron su alma ante el público.

 

Entre los sonetos de Sabina y los versos que contendrá el nuevo libro de Prado, 'Ya no es tarde', se entremezclaron en el auditorio un viaje a Praga, los consejos que el jiennense le pidió al madrileño para su primer libro de sonetos, un divertido duelo de aforismos o los versos que Joaquín Sabina le dedicó a los entonces Príncipes de Asturias en cierta cena cargada de polémica, sin dejar de lado ácidos textos sobre la situación actual de crisis y corrupción en España.

 

Mientras el cantautor confesaba que "cuando veo que el público está un poco frío siempre recurro al 'caca, culo, pedo, pis' y es efectivo", el poeta revelaba que "tengo el drama más terrible para un poeta y es que, de unos años a esta parte, soy feliz".

 

Después, tras el espectáculo, ambos amigos contaban a los periodistas que el verdadero objetivo de estos 'mano a mano' que ya han repetido en varios lugares de la geografía española no es otro que "despojar a la poesía de solemnidad y demostrar a la gente que puede ser divertida". Mientras Benjamín Prado reclamaba una poesía que "debe estar al lado de la gente", Sabina defendía que "la poesía no es aburrida, no es lo que te dicen los profesores de literatura".

 

La segunda cita de 'Literarios 2014', el 10 de noviembre, traerá a Ávila a la escritora Paloma Sánchez Garnica, autora de novelas como Las tres heridas, El alma de las piedras, La brisa de oriente o su última obra, de este año, La sonata del silencio.