Javier Iglesias dice sí a la bicoca del Senado

Javier Iglesias

El presidente de la Diputación salmantina apuesta por el Senado, ese lugar al que los que están de salida llegan para 'sestear'. Y evita el escándalo que supondría cobrar dos sueldos renunciando, obviamente, al que menos le reportaría. De eso ya sabe un rato...

Este Rumorista tenía claro que si Javier Iglesias figuraba en la lista del PP de Salamanca al Senado no era por que no hubiera nadie más en el partido que estuviera capacitado para tal labor y que no ocupara ya un cargo en las instituciones salmantinas.

 

El Senado, esa cámara inútil y denostada, tanto que todos los partidos salvo el de la gaviota apuestan por su desaparición, no es sólo un 'cementerio político de elefantes', que lo es, sino una gran bicoca para quien sabe 'buscarse la vida'. Y en eso Javier Iglesias es un profesional como la copa de un pino. En sus 20 años en política ha compatibilizado dos cargos siempre que ha podido (no lo hizo únicamente en la anterior legislatura, así que 16 años): alcalde y diputado nacional, alcalde y senador, alcalde y procurador en Cortes...sólo le faltaba, como presidente de la Diputación, conseguir esa segunda plaza. Y lo tiene a tiro de piedra, a un mes vista, como número 2 del PP salmantino a la Cámara Alta.

 

Pero claro, con la que está cayendo, no iba a resultarle fácil explicar el cobro de dos sueldos, incluso entre los suyos, que mal que bien ya los tiene acostumbrados. ¿Qué opciones tenía? Seguir cobrando el sueldo como presidente de la Diputación (unos 70.000 € año aprox) y sumarle las dietas como senador (otros 26.000 €), porque la retribución básica en la Cámara Alta no es compatible con otro cargo y sólo se pueden cobrar esas llamadas 'indemnizaciones'. Esta era la opción sin duda más ventajosa, pero la que le situaría en la diana de todos los dardos por lo escandaloso de la suma de ambas cantidades.

 

La otra opción era renunciar al sueldo de presidente de La Salina y 'vender' que se cobra más o menos lo mismo. La realidad es que un senador 'raso' cobra en torno a los 65.000 € al año, pero en cuanto accede a una comisión, portavocía o presidencia, o a varias, el sueldo se dispara por encima de los 80.000 sin problemas. Este sueldo recoge la retribución básica de 2.831 € mensuales, más 1.822,38 € para aquellos elegidos en demarcaciones fuera de Madrid, más complementos mensuales por dietas de transporte, más 3.000 € de taxi, más móviles, tablets, dietas por 'misiones o reuniones' fuera del hemiciclo, etc...

 

Números más o menos explícitos o inteligibles para el común de los mortales son los anteriores, pero estos no explican por sí mismos la decisión de Iglesias. Ésta se basa en su inminente declive de poder en el PP de Salamanca (a nivel regional su nombre no sale ni en las invitaciones al café, opacado siempre por su jefe Mañueco), y en la necesidad de buscarse las habichuelas en lugares más cómodos. Así, tanto si en un futuro el PP pierde la Diputación de Salamanca, como si esta desaparece junto con el resto por acuerdo de los partidos políticos en los próximos años, Iglesias tendría una vía para salvarse de la quema. !Y encima sin dar palo al agua! Y no es que lo diga o presuma este Rumorista, es que viendo la actividad 'loca' que han tenido sus predecesores en el cargo, con menos de 5 intervenciones en toda una legislatura, no cabe otro análisis: el ínclito Iglesias está ya 'ablandando' la almohada en la que piensa sestear hasta 2019.

 

Y además podrá desatender o incluso ceder el trono de La Salina a cualquiera de sus delfines a lo largo de la legislatura si la cosa se pone peor. Total, ¿si no cobro por ello no me lo iréis a echar en cara, no?...! Qué profesional