Javier Iglesias declara por espacio de cerca de 2 horas y rehúsa a los medios de comunicación a su salida

El presidente de la Diputación de Salamanca y de los populares salmantinos, Javier Iglesias, ha declarado ante el juez de instrucción número 1 de la capital por la querella que le acusa de presunta malversación, prevaricación y tráfico de influencias. A su salida fue recibido a gritos de "chorizo" y "corrupto" por la plataforma Acción Directa Ciudadana.

Javier Iglesias, presidente de la Diputación, abandonaba alrededor de las 11:20 de la mañana los juzgados salmantinos tras declarar por espacio de cerca de 2 horas. Con gesto adusto y con prisas abandonaba el edificio de la plaza de Colón salmantina para dirigirse hasta la Diputación, a escasos metros del lugar.

 

Iglesias rehusaba hacer manifestaciones ante los medios de comunicación que aguardaban su salida, y recibía gritos de "chorizo" y "corrupto" por parte de una veintena de manifestantes pertenecientes a la plataforma Acción Directa Ciudadana, que ya había anunciado que acudiría para afear al presidente de la Diputación su presunta participación en los hechos que han motivado la querella presentada por el Grupo Socialista en la Diputación.

 

Tras su salida, le tocó el turno de comparecer ante el juez a su diputado provincial de Ferias y Mercados, Jesús María Ortiz, que iniciaba su declaración alrededor de las 11:30 horas, como querellado por los mismos delitos que su superior. Una hora después abandonaba los juzgados con el mismo comportamiento que Iglesias, evitando hacer declaraciones ante los medio de comunicación.

Noticias relacionadas