Jacinto Herrero, in memoriam

El poeta y sacerdote abulense será el protagonista, un año después de su fallecimiento, de una exposición sobre su vida y obra que tendrá lugar en el Palacio de Los Serrano del 14 de diciembre al 20 de enero

El Palacio de Los Serrano acoge del 14 de diciembre al 20 de enero una exposición sobre la vida y obra del poeta abulense Jacinto Herrero Esteban, fallecido en 2011 y al que algunos de sus amigos han querido rendir este homenaje.

 

El acto inaugural de la exposición tendrá lugar el día 14 de diciembre a las 20 horas en el auditorio del Palacio de Los Serrano. La muestra contará con los pintores Rafael Gómez Benito, Miguel Ángel Espí, Antonio Martín Corredera, José Luis Pajares, Javier Paradinas, Ángel Sardina y Monserrat del Valle. En el apartado videográfico, David Ferrer y Fernando Romera.

 

La iniciativa cuenta con la colaboración de la familia Herrero Esteban y la Obra Social de Caja de Ávila.

 

Jacinto según sus amigos

 

Libros, cuadros, pocos objetos y toda clase de documentos son los testimonios de una vida que se guardan en el último domicilio abulense de Jacinto Herrero en la calle Zamora 12 (antes vivió al final de la Bajada de Don Alonso, frente al Hospital Provincial, y al principio del Paseo de San Roque, frente al edificio que acogió la Imprenta de Senén Martín). Más que una casa, era una rica biblioteca con cuadros, en la que libros y obras de arte invadieron todas las paredes, en la que había los muebles justos y una soleada terraza hacia la muralla donde decenas de pájaros en sus jaulas convivían con más libros.

 

En ellos puede rastrearse la vida del sacerdote, profesor y poeta que Jacinto fue. Langa, Ávila siempre, Valladolid, Madrid, Nicaragua e Italia, son los paisajes de su andadura y se hacen presentes de toda forma, al igual que su familia y los amigos con los que compartió afectos, proyectos y poemas.

 

Los objetos decorativos eran los justos, las fotos expuestas pocas, y los cuadros el testimonio de la amistad de otros artistas y de su profundo interés por la pintura. Entre ellos retratos y un busto del poeta. Por doquier aparecen las variadas pajaritas –es un genérico- que realizaba con todo mimo este unamuniano escritor.

 

Se exponen ahora algunos de sus cuadros, libros y documentos, seleccionados con el objeto de dejar constancia de su vida a través de los reflejos que ellos proyectan. Unos tienen un valor emotivo, otros recuerdan una etapa de su vida, el nacimiento de un poema, un viaje, una exposición, ….

 

Los cuadros fueron el paisaje diario de Jacinto, vienen del salón de su casa, de un despacho atestado de libros, de su dormitorio y de los pasillos, y se completan con los que siete de sus amigos aportan – a modo de homenaje- a esta exposición.

 

Los libros sirven para reconstruir el armazón intelectual de un hombre profunda y humildemente culto, y dotado de una razonable curiosidad. Si hubiese que ordenar tantos libros – cuidadosa y personalmente desordenados por su casa- habría un apartado dedicado a la filología, especialmente a la literatura y a la poesía, otro centrado en la espiritualidad, la religión y la liturgia, y otro con historias y monografías artísticas.

 

No había medios ni espacio para exponer toda esa biblioteca, que debería conservarse junta y bien catalogada ya que reconstruye una rica trayectoria intelectual, y se ha optado por exponer parte de los centenares de libros que le dedicaron amigo y colegas: Jiménez Lozano (está su obra completa), Rafael Lapesa, Ernesto Cardenal, Carmen Conde, Miguel Delibes, Dámaso Alonso, Carlos Bousoño, Luis Rosales, Pablo Antonio Cuadra, Rodríguez Méndez, Alfonso Querejazu, Gabriel Celaya, Jiménez Duque, Caro Baroja,…. Mostrando en unos casos las dedicatorias, en otros simplemente los libros.

 

De sus proyectos se exponen la revista CENÁCULO y la colección EL TORO DE GRANITO (tanto los libros, como algunos originales) iniciativa personal que ya tiene un lugar en la historia de la poesía hispana.

 

Sus libros de poesía y prosa, en todas sus ediciones, artículos, y obras colectivas en las que intervino son el centro de la exposición. Junto a ellos se exponen algunos originales, versiones a máquina, pruebas de imprenta y otros documentos que sirven para lograr una visión cercana y nueva de sus escritos.

 

 

Bibliografía de Jacinto Herrero Esteban (1931-2011):

 

Poesía

 

El monte de la loba (1964)

Tierra de conejos (1965)

Ávila la casa (1969)

La trampa del cazador (1974)

Solejar de las aves (1980)

Los poemas de Ávila y Solejar de las aves (1982)

Noche y día (1985)

La golondrina en el cabrio (1993)

Analecta última (2003)

La herida de Odiseo (2005)

Grito de Alcaraván. Antología. (2006)

Bootes niño (2009)

 

Prosa

 

Aproximación a Robles Dégano (1987)

En Ávila sin ira (1991)

Ávila en el 98 (1998)

Escritos recobrados (2007)