Izquierda Unida-Unidad Popular reclama un nuevo proceso constituyente que permita blindar los derechos sociales

Mónica Martínez y Emilio Vallejo explicarán en este proceso electoral la necesidad de derogar el artículo 135, el blindaje de los derechos sociales así como un nuevo proceso constituyente en el que participen los ciudadanos. “Por encima de las pensiones o la sanidad no puede estar el déficit”.

"España debe caminar hacia una nueva etapa, y esa etapa debe llegar de la mano de la ciudadanía y una nueva Constitución". Es lo que propone Izquierda Unida – Unidad Popular, una formación que se presenta en este proceso electoral como “la única candidatura que plantea una ruptura democrática real cuyo fin debe ser alcanzar una nueva Constitución”.

 

Es una de las cuestiones que Mónica Martínez y Emilio Vallejo, candidatos de Izquierda Unida – Unidad Popular por Ávila al Congreso y Senado, están planteando a la ciudadanía en el arranque de la campaña electoral en Ávila y que este domingo tendrá su primer acto en Pedro Bernardo.

 

Un nuevo proceso constituyente “que tenga en cuenta la participación efectiva de la ciudadanía, sin pactos por la puerta de atrás ni engaños consentidos”, como en su momento llegó a ocurrir con la aprobación del artículo 135 por parte del PSOE y Partido Popular.

 

Un nuevo proceso constituyente en el que los candidatos de IU – UP por Ávila advierten de los riesgos de dejar “ese diseño en manos de las élites de unos pocos partidos”, ya que la “sociedad está madura” para decidir sobre un nuevo texto constitucional.

 

Pese a lo que otras formaciones defienden en estas fechas, desde Izquierda Unida – Unidad Popular se recuerda “a aquellos que reclaman para sí el texto constitucional que en estos momentos hay artículos de la Constitución que se incumplen una y otra vez de forma sistemática”, por lo que frente a la renovación que algunos plantean, desde IU-UP se aboga por una revisión total “que permita blindar los derechos sociales”.

 

En este punto uno de los compromisos en firme de Izquierda Unida – Unidad Popular es “la derogación del artículo 135 aprobado en su momento por PSOE y PP, en el que convirtieron en prioritario el pago de la deuda. Es muy peligroso creer que el control del déficit está por encima de las pensiones o la sanidad”.

 

Una nueva Constitución que recoja el modelo de Estado federal y republicano que propugna IU-UP y que serviría para resolver las tensiones soberanistas que hay hoy en el Estado y para superar un modelo monárquico anacrónico y corresponsable de la corrupción política estructural.

 

La nueva Carta Magna articularía también la propuesta de IU-UP de trabajo garantizado, el que un ciudadano pueda reclamar su derecho al trabajo en un juzgado si no lo encuentra en el mercado, el blindaje de las garantías sociales y la defensa específica de los valores feministas.