Izquierda Unida – Unidad Popular propone destinar el 7 por ciento del Producto Interior Bruto a la inversión en educación pública

Emilio Vallejo, candidato de Izquierda Unida – Unidad Popular de Ávila al Senado

Rebaja de las tasas universitarias, revisar el proceso de titulaciones del Plan Bolonia y establecer como objetivo la gratuidad de los estudios superiores, entre los objetivos que se marca la formación de izquierdas.

“Al contrario de lo que opina y expresa el Partido Popular, a Izquierda Unidad – Unidad Popular no nos sobran universitarios, y es por ello que la apuesta por la universidad libre, crítica, pública y de calidad es uno de los objetivos marcados”. Así lo reconoce Emilio Vallejo, candidato de Izquierda Unida – Unidad Popular de Ávila al Senado, en una apuesta global por el sistema público de educación donde la formación de izquierdas busca impulsar la constitucionalización de la inversión, “como mínimo”, del 7 por ciento del Producto Interior Bruto en el sistema público de educación. “Un respaldo necesario e imprescindible después de cuatro años de legislatura del Partido Popular en los que el recorte a la educación pública ha sido importante”, situando como ejemplo la reducción en cerca de 40 millones de euros en becas para libros y material escolar.


 “Cerramos cuatro años de maltrato a la educación pública, y en especial a la universitaria, marginada en una clara apuesta del Partido Popular por la universidad privada, como está ocurriendo en Ávila”. Recortes en I+D+i, aumento de los precios de matrículas, la aplicación del 3+2, reducción de las becas... “Un escenario de antecedentes que nos permiten poner en cuarentena cualquier afirmación de compromiso del Partido Popular con el sistema educativo”.


Frente al “erial” en el que el Partido Popular ha convertido la universidad pública, desde Izquierda Unida – Unidad Popular “defendemos una universidad entendida como un servicio público, que apueste por la calidad y la cooperación al servicio de la sociedad. Una universidad más sostenible, orientada a la formación de personas creativas y críticas con una elevada formación cultural y profesional” y sobre todo “una consideración de la universidad como una parcela de formación donde no sobra nadie”, dado que desde el 2011 se han perdido 77.000 estudiantes en las universidades públicas.


Por ello “debemos ser capaces de abrir un proceso colectivo que nos permita consensuar una propuesta de universidad pública” sin olvidar “la necesidad de revisar el sistema de titulaciones del Plan Bolonia, la oposición al sistema 3+2 que únicamente sirve para encarecer los estudios universitarios, establecer como objetivo alcanzar la gratuidad de los estudios universitarios, acabar con la financiación de la universidad privada con fondos públicos o promover la autonomía y el gobierno democrático en las universidades” son algunas de las cuestiones que IU-UP se marca en esta materia.