Izquierda Unida se opone a la creación de una nueva presa en Gredos

La formación de izquierdas pide que no se autorice el proyecto de un nueva infraestructura que daría servicio a Hoyocasero, Navalosa y Navatalgordo pero que supondría una hipoteca económica de por vida para sus ciudadanos

 Izquierda Unida de Ávila ha presentado a la Confederación Hidrográfica del Tajo un conjunto de alegaciones ante la próxima construcción de una nueva presa en el arroyo Arrelobos para el abastecimiento de localidades como Hoyocasero, Navalosa o Navatalgordo.

 

Una infraestructura que desde la formación de izquierdas se entiende inviable desde el punto de vista social, ambiental y económico y ante la que se pide su desautorización y la búsqueda de alternativas con menor coste con las que poder cumplir el objetivo de asegurar el agua de boca a los municipios y sus habitantes.

 

Promovida por la Junta de Castilla y León, el 30 de mayo de 2013 aparecía publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Ávila la construcción de una nueva presa para el abastecimiento de los municipios de Hoyocasero, Navalosa y Navatalgordo en pleno Parque Regional de Gredos. Un proyecto “que implicaría un considerable impacto ambiental crítico e irreversible” señala José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, ante la necesidad de emprender numerosas obras como movimientos de tierra, realización de caminos de acceso, una nueva planta de tratamiento o la propia presa en sí. 

 

Todo ello “en el peor lugar posible” avisa José Alberto Novoa. Se trata de un enclave natural de primer orden. Situada dentro del Parque Regional de Gredos, se encuentra dentro de una Zona de Uso Limitado, ocupando parte del Monte de Utilidad Pública El Colmenar, dentro del Coto Regional de Caza ‘Orzaduero – Colmenar’ y en un espacio de campeo y alimentación de especies como el Aguila Real, el Aguila Imperial, el Buitre Negro, el Buitre Leonado, el Águila Culebrera o el Azor, “especies protegidas y que se verán afectadas por las obras y la propia infraestructura”.

 

Para Izquierda Unida “el espacio elegido es, simplemente, inviable, pese a las medidas compensatorias propuestas en el Estudio de Impacto Ambiental”.  Por todo ello desde Izquierda Unida se considera que el proyecto debe replantearse hasta el punto de no ejecutarlo.

 

“En estos momentos no existe un peligro real de desabastecimiento en la zona que justifique un despilfarro innecesario” señala José Alberto Novoa, que pide a la administración “la apuesta por la mejora, en primer término, de la actual red de abastecimiento, dado que en estos momentos es reconocido que los tres municipios presentan pérdidas de agua de más del 20%” apunta el coordinador provincial de Izquierda Unida, que pide una “política racional en el gasto del dinero de todos los ciudadanos más allá de los caprichos populistas de las administraciones”.

 

Un gasto que, a mayores, “no se encuentra recogido en los actuales presupuestos de los municipios intervinientes ni en los de la propia comunidad de Castilla y León”, advirtiendo que “la nueva infraestructura conllevará una ‘hipoteca’ de por vida para todos los ciudadanos de estas localidades, a los que se les trasladará el coste de la misma”.