Izquierda Unida registra una ordenanza municipal para conseguir un Ayuntamiento más transparente

Monserrat Barcenilla y Henar Alonso, concejalas de Izquierda Unida.

La formación de izquierdas quiere dejar patente la necesidad “de dar un paso más” en busca “de un gobierno abierto, asumiendo sistemas reales de participación”. Para ello propone la puesta en marcha de una subcomisión que se encargue de la redacción de una ordenanza municipal de transparencia, acceso, reutilización de la información y buen gobierno.

El grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila busca que el Ayuntamiento de Ávila “dé un paso más” en pro de la transparencia y la participación, por lo que el pasado mes de agosto la formación de izquierdas registraba una propuesta para la elaboración de una Ordenanza Municipal de Transparencia, una herramienta que permita al Ayuntamiento de Ávila “no sólo parecer transparente, sino serlo”.

 

Es la barrera que quiere superar la formación de izquierdas, que reclama algo más, dado que la adhesión a la Red de Entidades Locales por la Transparencia y la Participación Ciudadana “debe suponer unas obligaciones” comenta Henar Alonso, concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, que acompañada por Montserrat Barcenilla, portavoz municipal de IU Ávila, quiso recalcar el objetivo “de tender hacia un gobierno abierto” en el seno de la propuesta presentada por Izquierda Unida de Ávila. “Debemos poner en marcha, asumir sistemas reales de participación, de apertutra total datos e información municipal para que los ciudadanos puedan participar”.

 

Es por ello que la primera medida que se solicita es la puesta en marcha de una subcomisión específica dentro de la actual Comisión de Presidencia, Interior y Administración Local para que se encargue de la redacción de una ordenanza municipal de transparencia, acceso, reutilización de la información y buen gobierno, “en la que con todos los grupos políticos presentes y con los modelos ya existentes en un plazo máximo de tres meses se presente un texto” recordando la labor que en este sentido ya se ha llevado a cabo desde la FEMP. “A partir de ahí habrá que marcar los medios económicos, técnicos, humanos y materiales para su correcta aplicación”.

 

Recuerda Henar Alonso que el derecho a la información y la participación “están recogidos en la constitución”, y que en este caso “no vale sólo con decir que se quiere ser transparente, sino que hay que hacerlo y poner la información disponible para todos”.