Izquierda Unida recibe con cautela el nuevo anuncio de la apertura de los Hornos Postmedievales

La formación de izquierdas, que viene reclamando la necesidad de poner en marcha un espacio que lleva restaurado y culminado más de seis años, recuerda que promesas semejantes “ya cayeron en saco roto”

“Esperamos que el nuevo anuncio realizado por el Equipo de Gobierno del Partido Popular sobre la próxima apertura de los Hornos Postmedievales sea efectivamente una realidad”.

 

Con cautela recibe el grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila el nuevo anuncio realizado por el partido conservador ante un espacio que aguarda desde el 2007, año en el que se culminaron las obras de restauración, para su puesta en marcha. “Han sido más de seis años de promesas incumplidas por parte del Partido Popular en los que Izquierda Unida ha demandado constante y reiteradamente su apertura y aprovechamiento en beneficio de la oferta turística de la ciudad”. 

 

Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, tiene claro que “los Hornos Postmedievales se han convertido en un ejemplo en esta ciudad de patrimonio e inversión desaprovechada”.

 

Descubiertos en 1997, fue en el año 1998 cuando la consejería de Cultura comenzó a promover su restauración. Con un presupuesto para las dos fases de la restauración de más de 200.000 euros, en el año 2000 arrancaban las obras de un proyecto que contaban con un tiempo de culminación de cinco meses.

 

“Cinco meses que se convirtieron en siete años”. Porque a partir de ese momento “las obras de los Hornos Postmedievales entrarían en una vergonzosa espiral de constantes parones que harían que no fuera hasta el 2007 cuando se dieran por finalizadas por parte de la Junta de Castilla y León”.

 

Parones en las obras, pero también en su definitiva puesta en marcha porque, como recuerda Montserrat Barcenilla, “desde el momento en el que la administración regional dio por concluidas las obras, desde el Equipo de Gobierno del Partido Popular se alternaron los mensajes en los que prometía su próxima apertura con aquellos en los que descargaba sobre la Junta de Castilla y León de toda responsabilidad de la espera para la puesta en marcha de los mismos, siempre alegando problemas colaterales de toda índole, desde la señalética, la iluminación o la limpieza, entre otros”.

 

Un conflicto entre dos administraciones de un mismo color “incapaces de ponerse de acuerdo para proceder a la apertura del nuevo espacio arqueológico y turístico. Y todo ello a los ojos de los abulenses, que veían cómo las administraciones que les exigen recortes dilapidaban una importante inversión en un espacio cerrado”. 

 

Es por ello, y tras numerosas solicitudes demandando la puesta en marcha de este espacio, que el grupo municipal de Izquierda Unida aguarda, “con la cautela de quien ya ha vivido anuncios semejantes que nunca llegan a fructificar”, la posible apertura de un espacio “necesario que vendría a enriquecer la oferta turística de la ciudad y que permitiría una fantástica ruta turística en la zona que, unida a la visita del adarve de la muralla, sería un aliciente más para ampliar las estancias de los turísticas en Ávila”