Izquierda Unida rechaza "una reforma del aborto restrictiva con los derechos de la mujer"

El Área Abulense de la Mujer de IU muestra su preocupación por el "cercenamiento" de un derecho propio de la esfera personal y privada y que aleja a España de los países más avanzados en materia de libertades y derechos humanos.

El Área de la Mujer de Izquierda Unida de Ávila muestra su rechazo frontal a la reforma de la ley de interrupción voluntaria del embarazo que, "sin el consenso necesario que requiere una reforma de este calado, pretende hacer imponer el Partido Popular, un grupo político en el que inclusive existen profundas disidencias sobre el citado anteproyecto de ley dado el ataque que supone el texto redactado a los derechos de las mujeres".


El Área de la Mujer de IU Ávila tiene claro que se trata de una reforma que restringe los derechos y libertades de las mujeres, cercenando un derecho tan básico como es el de la mujer a decidir sobre su maternidad, un derecho propio de su esfera personal y privada que no puede ser objeto de intercambio con los estamentos religiosos y sociales más reaccionarios.


El área abulense de la mujer defiende una ley sobre interrupción voluntaria del embarazo en la que se contemple, como mínimo, la prevención contra los embarazos no deseados con una educación sexual que recorra todos los estadios educativos, con la coeducación real y efectiva, con la transmisión de valores de igualdad entre mujeres y hombres; una ley que permita a las mujeres interrumpir su embarazo en el momento y por las razones que desee, sin restricciones, sin plazos y sin tutelas; una ley que regule la objeción de conciencia para que ésta no sea una coartada de la clase sanitaria más reaccionaria; una ley que elimine el aborto voluntario del código penal tanto para las mujeres como para las y los profesionales sanitarios que lo practican.


Para el Área de la Mujer de Izquierda Unida los cambios planteados supondrán un grave retroceso a la conquista de derechos conseguida con mucho esfuerzo y una lucha de tantos años. La vuelta a una ley de supuestos, la fórmula empleada en la ley de 1985 y a la que la mujer ha estado sometida hasta el 2010, situando España junto a los países más restrictivos y a la cola de los más avanzados en materia de libertades y derechos humanos.