Izquierda Unida recalca su apoyo a los trabajadores de las brigadas contra incendios

La formación de izquierdas considera “legítima” la petición de mejoría de las condiciones de trabajo en el sector así como “indecente” la postura de la empresa Tragsa, “donde aquellos que ocupan los despachos se embolsan bonus de 50.000 euros”.

Izquierda Unida de Ávila vuelve a mostrar su apoyo a las movilizaciones que el colectivo de trabajadores de las Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales efectuarán nuevamente – entre ellas en la base del Puerto del Pico – como muestra de su malestar y protesta por sus actuales condiciones de trabajo.

 

Desde la formación abulense se manifiesta la total sintonía con las reivindicaciones plasmadas por unos trabajadores “que arriesgan su vida bajo unas condiciones laborales pésimas” señala José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida. Reivindicaciones como el reconocimiento de la categoría de bombero forestal, reconocimiento de la segunda actividad y condiciones salariales dignas acordes al puesto de riesgo que se desempeña. Todo ello extensible no sólo a los trabajadores pertenecientes a la empresa pública Tragsa sino a todo el colectivo de trabajadores de incendios forestales, contratados o no por la Junta, ministerio o empresas privadas.

 

“Demandas mínimas para un colectivo que, desgraciadamente, no está encontrando la respuesta que merecería desde una empresa pública como es Tragsa” señala Novoa, que consideraría “indigna” la postura de la empresa de concretarse los temores de los trabajadores, que temen que desde la empresa se esté alargando el proceso de negociación deliberadamente al fin de pasar el periodo estival y dar carpetazo al asunto. “Sería una respuesta absolutamente improcedente ante unos trabajadores que, dado lo delicado de su ámbito laboral, están llevando a cabo sus protestas fuera del horario laboral”.


Un posicionamiento indigno ante las reivindicaciones de los trabajadores “y bochornoso” en cuanto a las cargas salariales se refiere. “Que aquellos que acuden a apagar los incendios cobren un plus de 3 euros de peligrosidad y quienes se sientan en los despachos se embolsen bonus de 50.000 euros es para reclamar responsabilidades tanto dentro de la propia empresa como a aquellos responsables políticos que, desde las administraciones públicas de las que depende la misma, lo han permitido” comenta José Alberto Novoa ante una de las muchas reclamaciones de un sector laboral al que desde Izquierda Unida de Ávila se quiere transmitir  “un apoyo decidido”.


Para el coordinador de Izquierda Unida de Ávila la movilización emprendida por los trabajadores del sector forestal debe derivar “en una irrevocable profesionalización del sector de los bomberos forestales, la mejora de las condiciones laborales y la puesta en marcha de una política de prevención mucho más amplia y desde una perspectiva anual y no únicamente estival.