Izquierda Unida pide a la Junta que se niegue a aplicar el copago farmacéutico hospitalario

La formación de izquierdas pide “más hechos y menos palabras” ante una medida que califican de “ensañamiento” con los propios enfermos. José Alberto Novoa exige a la Junta de Castilla y León “un mensaje contundente y de rotunda negativa a aplicar un decreto que supone una auténtica infamia contra la sanidad pública”

Andalucía, Euskadi o Aragón ya han anunciado que se opondrán a aplicar el reciente decreto del Gobierno Central por el que el Partido Popular pretende imponer el copago a los fármacos que reciben los pacientes crónicos en las farmacias de los hospitales. Comunidades a las que Izquierda Unida de Ávila pide que se una Castilla y León. “Si es cierto que Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León, está en contra de la medida que pretende impulsar desde el gobierno central su propio partido, el Partido Popular, que lo corrobore con la firme negativa a aplicarlo, una negativa que vaya más allá de los mensajes contradictorios de los últimos días, en los que pese a pronunciarse contra la misma se ha asegurado desde la administración regional que cumplirán con el mandato del gobierno central”.  

 


Una petición y una exigencia que pone sobre la mesa José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, tras unos días en los que el Partido Popular está ofreciendo la de cal y la de arena desde la Junta de Castilla y León. “Es un momento de valentía política” señala José Alberto Novoa, que pide que la Junta de Castilla y León se declare “en contra y se nieguen públicamente a aplicar una propuesta que pretende hacer caja con la enfermedad”, una cuestión que para la formación de izquierdas resulta “inmoral, humana y políticamente”.


Para el coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila “más allá de la cuantía económica que suponga esta medida para los propios enfermos”, un argumento en el que se han querido parapetar aquellos políticos del Partido Popular favorables a la misma, “Juan Vicente Herrera tiene la obligación moral y política de velar por los castellanos y leoneses y, por lo tanto, si considera que se trata de una medida injusta para ellos debe negarse a aplicarla”. Una medida que en el plano recaudatorio apenas tendrá un reflejo de 200.000 euros para las arcas regionales, “una cuantía mínima para la región pero muy elevada para aquellos que deben soportar el copago”.