Izquierda Unida pedirá la eliminación del nuevo canon por el préstamo de libros en las bibliotecas de Ávila

La formación de izquierdas pedirá en el pleno municipal de octubre la realización de un informe económico sobre el coste del citado canon a las arcas municipales así como la consignación de una partida presupuestaria para que el mismo no afecte “a la dotación de libros”.

El grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila mostrará en el próximo pleno municipal su rechazo al canon impuesto a las bibliotecas por el que los municipios que superen los 5.000 habitantes deberán pagar una tasa por el préstamos de libros en sus bibliotecas municipales, una tasa valorada en 0,004 euros por libro adquirido por la biblioteca y 0,05 euros por cada uso que se haga de dichos libros. “Puede parecer poco dinero, pero multiplicado a lo largo de un año y por cada usuario es una cantidad importante”. Precisamente conocer lo que pueda suponer para las arcas municipales es una de las premisas que incluye Izquierda Unida en la moción que defenderá Montserrat Barcenilla en el próximo pleno municipal. “Pediremos la elaboración de un informe técnico para la evaluación de los costes que supondrá el pago de dicho canon al Ayuntamiento de Ávila” apunta en una moción que en primera instancia reclama “instar al Gobierno a retirar el canon establecido en el Real Decreto 624/2014, de 18 de julio”.


Para Izquierda Unida de Ávila “se trata de un nuevo ataque al mundo de la cultura y la educación con la intención de privatizar las bibliotecas a favor de intereses particulares” comenta Montserrat Barcenilla, que recalca que “las bibliotecas son un requisito básico para los ciudadanos, a los que han abierto el mundo de la educación, la lectura, la cultura…” Es por ello que al objeto de amortizar el impacto del nuevo canon tenga efecto en los fondos bibliotecarios “solicitamos que, en previsión de que no se lleve a efecto la retirada del citado canon, fijar en los próximos presupuestos un aumento de la partida presupuestaria destinada al servicio de bibliotecas,  equivalente al coste que resulte en el informe solicitado” porque “si no aumentamos la partida en la misma cuantía que supondrá el pago del canon, las bibliotecas y sus fondos se verán afectados”.