Izquierda Unida espera que la ampliación de la querella por la financiación ilegal del PP sirva "para esclarecer el entramado corrupto"

Lamentando que la imagen de Ávila se pueda ver enturbiada por la implicación de un abulense, la formación de izquierdas celebra el trabajo realizado junto a otras organizaciones para esclarecer uno de los capítulos más desagradables de la corrupción política en España


Izquierda Unida de Ávila apoya el trabajo realizado por su formación junto a otras organizaciones - Asociación Justicia y Libertad, Asociación Libre de Abogados (ALA), Ecologistas en Acción y Federación Los Verdes- en la ampliación realizada recientemente a la querella criminal presentada el pasado 28 de febrero contra los ex tesoreros del PP Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta, varios dirigentes de este partido y diversos empresarios que les entregaron donaciones. Una ampliación en la que se solicita la actuación judicial contra los ex secretarios generales y ex ministros del PP Francisco Álvarez-Cascos Fernández y Ángel Acebes Paniagua, además de a 15 empresarios y un dirigente político que no estaban incluidos en la querella original, Ángel Piñeiro, gerente del Partido Popular de Galicia entre 1990 y 1996.


“Aunque lamentamos que la imagen de Ávila pueda verse enturbiada por la implicación de un abulense en la financiación irregular del Partido Popular, celebramos que el trabajo de Izquierda Unida y otras organizaciones sirvan para poner blanco sobre negro lo que viene siendo el capítulo de corrupción política más sucio y oscuro de la historia de la democracia española” señala José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, que confía en que la Justicia “avance en el esclarecimiento de los hechos que salpican al ex alcalde de Avila y ex ministro Ángel Acebes y con ello al Partido Popular de Ávila.


Tanto a Álvarez Cascos - tesorero en funciones del PP entre 1990 y 1993 y secretario general entre enero de 1989 y enero de 1999 - como a Ángel Acebes - secretario general adjunto del PP en 2003 y secretario general entre octubre de 2004 y junio de 2008, junto a sus puestos en distintos ejecutivos de esta formación también hasta 2004 - se les atribuye la posible comisión de 12 delitos: contable, asociación ilícita, alteración de precio en concursos y subastas públicas, receptación y blanqueo de capitales, cohecho, prevaricación, tráfico de influencias, delitos contra la Hacienda Pública, fraude y exacciones ilegales, encubrimiento, falsedad de fondos electorales y apropiación indebida de fondos electorales.

 


Tras una semana en la que la presunta financiación ilegal del Partido Popular ha señalado a Ávila en dos ocasiones, con el notario de Torrelodones y ahora con Ángel Acebes, “la huida hacia delante con la que ha pretendido responder el PP no es la mejor respuesta que se puede esperar de un partido que siempre ha presumido de serio, riguroso y responsable”.