Izquierda Unida denuncia la suciedad de los imbornales de Ávila y exige su adecuado mantenimiento

El grupo municipal de Izquierda Unida ha denunciado el mal estado en el que se encuentran los imbornales de la ciudad. “Atascados por la arena, con abundante vegetación y, en la mayoría de los casos, totalmente fuera de uso”.

Así valora Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, el estado en el que se encuentran los imbornales de algunas de las calles de la ciudad, buena parte de las mismas, “lo cual es aún más preocupante”, incluidas en un plan de limpieza que ya se habría realizado en los últimos meses. “Sin embargo lo que hemos podido constatar en el recorrido que hemos realizado no son precisamente estructuras en óptimo estado de limpieza y por lo tanto de funcionamiento”.

 

Para la portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, que nuevamente ha insistido en este asunto en Junta de Gobierno, “el Partido Popular debe instar a la empresa concesionaria y responsable de estas tareas de mantenimiento ha desarrollar con una mayor frecuencia y eficiencia este trabajo”, dado que para Montserrat Barcenillao bien no se está haciendo como correspondería o el método que se está aplicando no es el correcto”.

 

No obstante Montserrat Barcenilla deja claro que “la labor que esta formación de izquierdas ha realizado en las últimas semanas, recorriendo buena parte de las calles donde teóricamente se había procedido a la limpieza de los imbornales, debería haberla emprendido el Partido Popular, responsable de mantener las calles en óptimas condiciones” en una crítica en la que deja claro que “no se está revisando ni su mantenimiento ni el resultado de una limpieza cuyos resultados no son óptimos”.

 

Una reclamación que no es nueva para Izquierda Unida de Ávila, que en numerosas ocasiones ha acudido con esta cuestión - fotos incluidas - a Junta de Gobierno ante las frecuentes denuncias y quejas de los vecinos, que son los que sufren las molestias y los perjuicios que provoca su mal estado de limpieza.

 

Es preciso llamar la atención para que se lleven a cabo los trabajos oportunos de cara a mantener en óptimo estado los imbornales de la ciudad, porque luego no cabrá lamentar que ante la más mínima lluvia las calles presenten un estado impracticable”, apunta Barcenilla.