Izquierda Unida de Castilla y León pedirá en las Cortes la apertura de los comedores escolares en verano

José Alberto Novoa, coordinador provincial de IU Ávila, pone de relieve para la provincia abulense la propuesta que José María González defenderá la próxima semana en la sesión plenaria. “Hay que articular medidas ante el evidente deterioro en la calidad de la nutrición infantil por las dificultades económicas que sufren las familias”   

Izquierda Unida de Castilla y León, a través de su procurador en Cortes, José María González, defenderá en el próximo pleno del Parlamento Autonómico una propuesta para que los comedores escolares de Castilla y León sean abiertos en verano con el fin de poder atender las necesidades alimenticias de los menores castellanoleoneses.

 

Una propuesta que aplaude Izquierda Unida de Ávila en una legislatura en la que “hemos solicitado en diversas ocasiones a la Dirección Provincial de Educación la realización de un estudio pormenorizado en los centros de Educación Infantil y Primaria con el fin de detectar y conocer los casos de malnutrición entre los menores y articular las medidas que fueran necesarias para corregir la situación”. Propuesta que recuerda José Alberto Novoa “ha sido rechazada constantemente”, por lo que la proposición no de ley que aspira a sacar adelante IUCyL “puede ser especialmente interesante para la provincia abulense”.

 


Un escenario en el que Izquierda Unida de Ávila considera que puede suponer “un avance importante” la propuesta articulada por Izquierda Unida de Castilla y León por medio de una proposición no de ley en la que se insta a la Junta a que se arbitren medidas urgentes para que en los centros educativos de gestión pública, y durante los periodos vacacionales escolares, se mantenga abierto el servicio de comedor escolar que garantice la suficiencia alimentaria de los menores.  Desde Izquierda Unida de Castilla y León se recuerda que es la Junta quien tiene la competencia y la responsabilidad de las políticas sociales, y por ende la obligación de arbitrar políticas para la lucha contra el hambre y la pobreza. Y es que en estos momentos el 17,5% de las familias castellanoleonesas se encuentran bajo el umbral de la pobreza y que cerca del 25% de los menores viven en riesgo de pobreza y exclusión social, “convirtiéndose en víctimas de una crisis que no han provocado”.