Izquierda Unida de Ávila respaldará a los ganaderos abulenses en Valladolid con motivo de la concentración de la Marcha Blanca

La formación de izquierdas tiene claro que “de no establecerse un precio mínimo para la leche estaremos ante la desaparición de las pequeñas explotaciones ganaderas y con ello la destrucción de uno de los sectores económicos de nuestro medio rural”.

Izquierda Unida de Ávila muestra su solidaridad hacia los ganaderos y su apoyo a la Marcha Blanca iniciada desde León, con final en Madrid el próximo 4 de septiembre, con una petición clara hacia el Gobierno de “replantear sus posiciones frente al mercado”. Un mercado “que, de no articular medidas, conducirá a la destrucción de un sector económico muy importante en Castilla y León y en Ávila” señala Montserrat Sánchez, secretaria de organización de Izquierda Unida de Ávila y concejala en la localidad de Muñotello. Precisamente este apoyo se hará palpable este mismo viernes con la presencia de Montserrat Sánchez en la concentración que los integrantes de esta marcha tienen previsto realizar en Valladolid.

 


“Las políticas impuestas desde Europa han supuesto que los productores, en este caso de leche, se vean obligados a producir por debajo del precio de coste del producto. Una lógica que supondrá, de facto, la imposibilidad de supervivencia de los ganaderos abulense frente a la capacidad económica de grandes productores en un mercado globalizado que está imponiendo sus normas, sus precios y sus condiciones”.

 

 

“La realidad de todo ellos –prosigue Montserrat Sánchez- es la incertidumbre de un sector que reclama un pacto de precio mínimo para la leche que no se encuentre por debajo de los precios de producción. De lo contrario estaremos ante la desaparición de muchas explotaciones ganaderas a corto plazo y la despoblación, a medio y largo, del medio rural”

 


Así pues, desde Izquierda Unida de Ávila se apoya las reivindicaciones de los ganaderos “porque las entendemos como justa, pero igualmente porque estamos ante una problemática que puede afectar profundamente a uno de los sectores económicos más importantes, junto con la agricultura, en nuestros pueblos” indica Sánchez, que pide a las distintas administraciones “tanto locales, regionales como nacionales que se escuche la voz de los ganaderos. Está en riesgo la supervivencia del sector, pero también un medio de vida en nuestra provincia”.