Izquierda Unida de Ávila pide la expropiación de Las Gordillas

Las Gordillas

Izquierda Unida de Ávila reclama la expropiación de Las Gordillas como la solución para la protección definitiva del edificio después de que este jueves se produjera un nuevo conato de incendio en el inmueble.

José Alberto Novoa, coordinador provincial de IU Ávila, se ha preguntado ¿hasta dónde y hasta cuándo vamos a seguir asistiendo al deterioro de Las Gordillas?después de que este jueves se produjera un nuevo conato de incendio en un inmueble “ya de por sí deteriorado por la incapacidad de la administración para tomar en su momento medidas que evitaran que un Bien de Interés Cultural como el que apuntamos se encuentre en un estado de total y absoluta ruina”.

 

Una situación que lleva a Izquierda Unida de Ávila a apuntar a la expropiación como la única solución posible para poder recuperar, mantener y proteger definitivamente el edificio de Las Gordillas. “Existe una legislación al respecto y el Partido Popular debe aplicarla si verdaderamente quiere demostrar su implicación en la conservación de este BIC. De lo contrario estaremos asistiendo a la destrucción sistemática del patrimonio por dejación, algo que el Partido Popular suele hacer cuando considera el mismo unas ruinas sin interés económico”, indica Novoa.

 

Piden una medida "mucho más ambiciosa que la que anunciaba hace unas semanas la Junta de Castilla y León por la que ejecutaría, de forma subsidiaria, obras para impedir su deterioro. Tras un nuevo conato de incendio la administración regional sigue un paso por detrás de lo que se necesita”.

 

Para José Alberto Novoa "resulta evidente la dejación sistemática de la Junta de Castilla y León a la hora de proteger los bienes de interés cultural. El caso del convento de Las Gordillas es el más evidente” apunta tras un año transcurrido desde el incendio de 2013 “sin que se haya hecho nada”.

 

En este sentido el coordinador provincial de Izquierda Unida lamenta que “de poco sirve declarar Bien de Interés Cultural un edificio si se abandona a la más absoluta ruina tanto por sus propietarios como por las administraciones, incapaces de hacer lo necesario para su conservación, uso y disfrute por los ciudadanos”.

 

Tiene claro José Alberto Novoa que “no nos sirve en este caso la excusa de que el propietario de Las Gordillas se haya dado ‘a la fuga’. Es responsabilidad de la administración pública, en este caso de la Junta de Castilla y León, velar por el cuidado, mantenimiento y puesta en valor de un edificio declarado por ella misma, en beneficio de todos, Bien de Interés Cultural”.

Noticias relacionadas