Izquierda Unida de Ávila insta a retomar el diálogo sobre el calendario laboral de la Policía Local

El grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila reclama la “recuperación del diálogo” entre todas las partes ante el “decretazo” en la imposición del calendario laboral de la Policía Local, para poner una solución “ante una medida impositiva que, aunque legal, sostiene una organización de trabajo a todas luces injusta, arbitraria y discriminatoria”.

Esta situación "deriva de la mala organización que existe en estos momentos de la plantilla municipal no sólo en el seno de la Policía Local sino en otros puestos laborales como los bomberos, técnicos, personal de mantenimiento..." denuncia Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, ante una situación en la que recuerda que “está pendiente la reforma de la Relación de Puesto de Trabajo municipal, una reforma aprobada pero que por el momento ha quedado aparcada”.

 

Urgencias en la negociación, incumplimiento en los plazos pero sobre todo “una mala organización de la plantilla municipal a todos los niveles” son algunos de los aspectos que para el grupo municipal de Izquierda Unida se encuentran en el seno de la polémica aprobación por decreto del calendario de la Policía Local. “Problemas que son comunes a otros servicios, no hay que olvidarlo”.

 

Para la formación de izquierdas, y al hilo de lo denunciado por los sindicatos SPPE, FSP UGT y CCOO, “el argumento de ‘legalidad’ empleado por el Equipo de Gobierno del Partido Popular para aprobar por decreto el calendario laboral para 2016 no impide que el mismo se base en situaciones de injusticia y discriminación laboral que se vienen reproduciendo en los últimos años”.

 

Un calendario –cabe recordar que en el pasado pleno del mes de diciembre miembros de la Policía Local hicieron constar su protesta por esta situación- que no contempla un cuadrante fijo, que permite la arbitrariedad en la distribución de las jornadas y las cargas de trabajo, que incide en la subjetividad a la hora de la concesión de los permisos entre otras muchas cosas, que no respeta  el mínimo de dos días de descanso continuados, el exceso de festividad o nocturnidad o mantiene a trabajadores con 60 años en servicios operativos de calle en lugar de pasarles a segunda actividad.

 

“Consideramos que una administración pública debe ser garante de unas condiciones de trabajo equitativas, justas y de calidad entre sus trabajadores, y con esta decisión, en contra del criterio de la Mesa de Negociación y de la Comisión de Presidencia convocada al efecto, el actual Equipo de Gobierno del Partido Popular no lo está siendo”.

 

Es por ello que desde el grupo municipal de Izquierda Unida se reclama al Equipo de Gobierno del Partido Popular que “haga ciertas sus afirmaciones de aportar por el diálogo y lo retome nuevamente con todas las partes a fin de poder alcanzar una solución de consenso, mucho más justa y equitativa”. Un diálogo “que ya no estaría marcado por las urgencias”. Porque a este respecto señala la portavoz de Izquierda Unida que han sido los incumplimientos en los plazos de presentación y negociación los que han conducido a la ‘necesidad’ de aprobar por decreto el calendario. 

Noticias relacionadas