Izquierda Unida de Ávila, en la X Asamblea Federal

La formación encara este fin de semana un importante proceso político en el que confirmarse como la alternativa social y de izquierdas ante el bipartidismo y las políticas que han empujado a los 6 millones de parados

Izquierda Unida de Ávila tomará parte desde este viernes, y hasta el domingo, en la X Asamblea Federal de Izquierda Unida que se celebra en Madrid. Una cita de especial relevancia para la formación de izquierdas que se afronta como un importante paso hacia adelante en un ejercicio de madurez y responsabilidad política en un amplio debate. Una asamblea en la que IU Ávila estará representada por José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida, Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, y Yolanda García Centeno, todos ellos como delegados. A ellos se une la presencia de Montserrat Sánchez, responsable de Jóvenes de Izquierda Unida de Ávila, invitada por la Federación de Castilla y León, y Sara Doval, concejala de Izquierda Unida e invitada por Izquierda Republicana.

 

Una asamblea en la que confirmar “los pasos que ya se han dado para, a corto y medio plazo, seguir demostrando a la sociedad española que existe una alternativa de izquierdas a la crisis económica, la crisis del bipartidismo y la crisis de una política que debería ser un instrumento útil para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía” señala José Alberto Novoa. Ejes fundamentales en un debate interno y con múltiples colectivos, formaciones, asociaciones y personas de toda índole con los que proyectar sus conclusiones como el movimiento político y social que es, siendo así el elemento útil e imprescindible para la sociedad.

 

De este modo la X Asamblea Federal arrancará con el objetivo de levantar una propuesta de alternativa ante los rescates, la depresión económica, los más de 6 millones de parados, la pobreza y la exclusión social; organizar la rebelión democrática ante la liquidación de derechos y libertades conquistadas durante siglos con un nuevo proyecto de sociedad y estado ante la dictadura del FMI, BCE o la Comisión, una troika ante la que el Partido Popular es un dócil instrumento; construir una alternativa política real ante el actual bipartidismo y en la que Izquierda Unida se encuentra en condiciones de impulsar la tarea desde ya mismo; transformar IU para convertirla en una potente fuerza política de izquierdas y mayoría social, debatiendo en profundidad la realidad de la organización.