Izquierda Unida de Ávila denuncia las trabas en el acceso a la información municipal

Montserrat Barcenilla recuerda al Partido Popular que “transparencia no es esperar desde septiembre por una determinada información y conseguirla recurriendo a peticiones por escrito y en base a las obligaciones legales del Equipo de Gobierno”.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila ha denunciado las dificultades que encuentran por parte del equipo de Gobierno para recibir información solicitada en asuntos como el plan de choque anunciado en su momento para parques y jardines, el informe sobre el cumplimiento del pliego del contrato del tranvía, las cuentas anuales de Avilabús o el informe sobre el cumplimiento del contrato de iluminación.

 

Desde el pasado mes de septiembre son muchas las solicitudes que están sobre la mesa del Equipo de Gobierno del Partido Popular de informes técnicos, informes jurídicos, documentos, cuentas  y datos de todo tipo que desde la oposición, y en nuestro caso concreto, desde el grupo municipal de Izquierda Unida se han solicitado. Son muchas las que se han hecho y apenas ninguna la que se ha satisfecho” denuncia Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, que pone en duda el concepto de “transparencia y lealtad institucional” con la que se está abordando la presente legislatura desde el Partido Popular.

 

Al contrario de lo asegurado por la portavoz del Partido Popular, Patricia Rodríguez, en cuanto al nivel de transparencia con la que se está desarrollando la legislatura, Barcenilla señala que “lo cierto es que más allá de compromisos, el trabajo diario no demuestra lo mismo”.

 

Desde el pasado mes de septiembre el grupo municipal de Izquierda Unida ha reclamado al Equipo de Gobierno del Partido Popular diferente documentación. El estado y desarrollo del plan de choque para parques y jardines, el informe sobre la obligación de replantar árboles tras realizarse talas, el informe sobre el cumplimiento del pliego del contrato del tranvía turístico, el informe sobre el cumplimiento del contrato de la iluminación por parte de Eulen, el informe sobre la plaga aliantus altissima, el informe sobre los desperfectos ocasionados en el jardín de La Encarnación con motivo de la instalación de la caseta del V Centenario,son algunos de los documentos reclamados.

 

También están en esta situación el informe que acredite los kilos de basura que recibe el CTR y que debería emplearse para la realización de las ordenanzas municipales, las actas de las Ciudades Patrimonio, el estado de las negociaciones para la cesión de la estación de autobuses, el informe jurídico y técnico sobre las obligaciones de la empresa Aqualia ante la limpieza de los imbornales, las cuentas anuales de Avilabus, el informe sobre el pago de plazas de garaje por parte del Ayuntamiento de Ávila en 2015 y 2016, la solicitud de datos económicos -también realizada recientemente y de forma pública por el PSOE- en modo sólo lectura o el informe sobre el coste de la limpieza por parte de LIMASA en comparación si se hiciera por personal municipal o el informe que acredite cómo se ha limpiado San Francisco entre los meses de octubre y enero.

 

Desde el grupo municipal de IUse está reclamando esta y mucha más información ante el proceder subjetivo con el que entendemos que en muchos casos se está manejando el Partido Popular”. Una formación “cuyo concepto de transparencia difiere considerablemente del nuestro” detalla Montserrat Barcenilla, que recuerda que “está siendo necesario reclamar por escrito y en base a lo recogido en el ROF y la Ley de Bases (que implica la obligación de informar en un plazo máximo de cinco días o justificar la negativa) para poder acceder a determinados documentos y contratos públicos”.

 

Para la formación de izquierdas “este proceder no es transparencia”. Un proceder “que hacen plantearse el por qué de las constantes demoras tanto a entregar documentos como a elaborar informes jurídicos y técnicos, como en el caso de la limpieza de los imbornales, y que nos llevan a pensar que no se quieren hacer porque pondría en tela de juicio su proceder”.