Izquierda Unida de Ávila califica de “vergonzosa y precaria” la política de la Junta en materia de extinción de incendios

Nube de humo vista desde Arenas de San Pedro./ Foto: PSOE

José Alberto Novoa, coordinador provincial de IU Ávila, muestra su respaldo a las reivindicaciones del colectivo BRIF, que en el caso de la brigada del Puerto del Pico acudieron de forma voluntaria a apagar un incendio entre Arenas y Poyales.

Izquierda Unida de Ávila muestra su respaldo al colectivo de los bomberos forestales, y en especial a la BRIF del Puerto del Pico, que en este fin de semana acudieron de forma voluntaria a la extinción de un incendio entre Arenas de San Pedro y Poyales volviendo a sacar a la luz “no sólo su precaria situación laboral, sino la precaria y vergonzosa política de prevención y extinción de incendios de la Junta de Castilla y León en Ávila”. Porque la denuncia que hizo pública la brigada del Puerto del Pico – acudieron voluntariamente ante la ausencia de efectivos y renunciando a una asignación por toda la jornada de trabajo de 3 euros – no sólo “puso en evidencia que la dignidad de los trabajadores de este colectivo está muy por encima de quienes ocupan los despachos que los gestionan, sino que evidenció que el Partido Popular, desde la administración regional, deja en manos de la buena voluntad la extinción de los incendios que puedan ocurrir en los meses de invierno”.


José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, insiste en que “la prevención debería ser lo primordial en las políticas forestales. Sin embargo esto no ocurre así. En estos momentos la Junta de Castilla y León juega a la ruleta rusa con nuestros montes y bosques” asegura después de un fin de semana en el que “la Junta de Castilla y León y por ende el Partido Popular han quedado en evidencia por una gestión de las políticas ambientales que requieren de un giro de 180 grados” pide Novoa en lo que debería suponer “una planificación anual en las campañas de prevención y extinción de incendios, dotando las mismas del personal suficiente y cualificado durante todo el año, y no confiando en la buena voluntad de aquellos que, por sentido vocacional y profesional, han hecho frente a un incendio fuera de su horario laboral”.


Un punto en el que José Alberto Novoa, en calidad de candidato de Izquierda Unida de Ávila a las Cortes, tiene claro que “no hay más caminos, y así lo llevamos demandando desde hace años a través de numerosas iniciativas, que la profesionalización del sector”. Porque para Novoa “las administraciones deben reconocer de una vez por todas la categoría profesional de bombero forestal para los trabajadores de este sector, garantizándoles con ello la estabilidad profesional y una mayor seguridad y dignificación de sus puestos de trabajo” apunta, poniendo como ejemplo los tres euros que este fin de semana se les quería pagar a los miembros de la BRIF del Puerto del Pico por apagar un incendio. “Una cantidad que supone un insulto” apunta Novoa en lo que es una apuesta en firme de la formación de izquierdas en Ávila. “Tenemos clara la necesidad de crear un cuerpo profesionalizado de intervención en el medio rural, con formación suficiente y profesionalización acorde a las necesidades, igualmente dotar a la provincia de un plan anual de prevención y extinción de incendios que permita la creación de puestos de trabajo estables, la seguridad suficiente en el puesto de trabajo, la formación adecuada, la fijación de población en el medio rural y el aprovechamiento ecológico de lo que el monte aporta a partir de su adecuado mantenimiento”.

Noticias relacionadas