Izquierda Unida de Ávila apunta al Plan de Empleo como la única salida posible a la dramática situación del paro

Para Izquierda Unida de Ávila los datos del paro registrado en el mes de septiembre y la subida en 230 parados ponen de manifiesto “la excesiva debilidad del tejido económico, laboral e industrial en una provincia donde, apenas cerrada la época estival, nos empezamos a dar de bruces con una larga ‘cuesta de enero’ en la que podemos asistir a un incremento continuado de las cifras de desempleados”.

Un análisis que pone sobre la mesa el coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, José Alberto Novoa, después de unos meses “en los que el Partido Popular no ha querido ver, porque no le interesaba, que era una caída definida por la temporalidad de un mercado laboral precario y protagonizado por la falta de empleo estable”.

 

Para Novoa, que llama la atención sobre el hecho de que siga aumentando el paro juvenil, “mucho más en una provincia que sigue expulsando personas a buscar trabajo en provincias limítrofes", es significativo que el mayor incremento del paro haya venido de la mano del sector servicios.

 

Terminado el verano, terminada la previsión del buen tiempo, se acabaron los contratos” se apunta desde Izquierda Unida, que a lo largo de todo este periodo de caída del desempleo ha puesto encima de la mesa “la excesiva temporalidad de un mercado en el que se han manejado cifras cercanas al 95% de contratos temporales”. Una situación “de tremenda inestabilidad para los ciudadanos”.

 

Cuestión aparte merece, para esta formación, el hecho de que frente a un aumento del paro en 230 personas, las afiliaciones en la Seguridad Social hayan caído en 833 personas. “Es un dato escalofriante que pone de manifiesto que en esta provincia no sólo estamos expulsando trabajadores, sino que hay personas que están abandonando las listas del paro ante la desesperación de poder encontrar trabajo en un mercado laboral en el que se siguen destruyendo puestos de trabajo”.

 

Es por ello que desde Izquierda Unida de Ávila se sigue apuntando “como la única solución” a la necesidad de poner en marcha medidas contundentes desde la puesta en marcha de un plan de empleo que permita consolidar un tejido industrial estable “que vaya más allá de la época estival”.