Izquierda Unida de Ávila advierte que la EPA corrobora que tener un empleo no significa ni garantiza salir de la pobreza

José Alberto Novoa, coordinador provincial de IU Avila, señala que la Encuesta de Población Activa arroja un incremento de la precariedad y la temporalidad, “con un peligroso crecimiento de los empleos de menos de tres meses e incluso de horas”.

Precariedad, temporalidad y pobreza. “Es la letra pequeña pero la más importante que arrojan las cifras de la EPA conocidas recientemente” señala José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, una encuesta que refleja un descenso del paro respecto a marzo en 1.900 personas – de los 22.000 a los 20.100 – pero que presenta “cifras sonrojantes” en lo que a calidad de empleo se refiere.

 

“Estamos ante una EPA que demuestra una peligrosa dualidad entre aquellas personas que, aún habiendo encontrado trabajo, viven en niveles de pobreza” contrapone José Alberto Novoa ante las valoraciones positivas que han llegado desde el Partido Popular. “Bajo las buenas noticias que para el PP ha supuesto la simple rebaja del número de desempleados la realidad es la de un mercado laboral marcado por la progresiva pérdida de la capacidad adquisitiva de la clase trabajadora, el incremento de los contratos parciales y temporales y la aseveración de que tener un empleo no garantiza salir de la pobreza”.


La Encuesta de Población Activa apunta una realidad, “generada por las sucesivas reformas laborales tanto del PSOE como del PP”, en la que “la simple bajada de las cifras del desempleo deja de ser una buena noticia por sí misma”. Y es que José Alberto Novoa señala el “preocupante aumento de los contratos que no llegan a tres meses de duración, e incluso de los contratos por horas y de apenas un día”. Un escenario en el que “la temporalidad, y por lo tanto la estacionalidad del trabajo, se ha convertido en la salida del Partido Popular ante un problema, el del paro, que debe abordarse de forma mucho más ambiciosa que la simple rebaja de las cifras a costa de empleo precario”.


Para Izquierda Unida “la finalización del periodo estival, y con ello de la conclusión de los contratos temporales firmados en las últimas fechas, unido a un débil tejido industrial abulense protagonizado por el cierre y los problemas de las empresas, pueden derivar en un otoño e invierno en los que se disparen de nuevo las cifras del desempleo”.