Izquierda Unida considera una “estafa para Ávila” las anunciadas mejoras de Renfe

La desaparición del primer tren a Salamanca “supone una pérdida irreparable para una ciudad y provincia que queda, si cabe, más aislada”. Sumado al aumento de los tiempos de viaje a Madrid “se pone de manifiesto que las promesas electorales del Partido Popular han sido un engaño”.

Izquierda Unida de Ávila critica con dureza la entrada en vigor del nuevo Plan Ferroviario para Ávila, un plan “que se anunciaba como una mejora para esta ciudad y provincia pero que ha resultado ser una nueva estafa para los abulenses” señala José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, que pone de manifiesto que “durante todos estos días este plan se había convertido en el aval electoral del Partido Popular, a través de su candidato al Congreso por Ávila, Pablo Casado, como ejemplo de compromiso por Ávila. Por lo que los abulenses consideramos que estamos en pleno derecho de exigirle explicaciones y responsabilidades ante lo que conlleva el mismo, el aumento de los tiempos de viaje y la desaparición del primer tren a Salamanca”.


Insiste José Alberto Novoa que “en una jornada en la que Salamanca y Zamora celebraban la puesta en marcha de la alta velocidad, en Ávila nos encontramos con un incremento de los tiempos de viaje a Madrid”. Tiempos “que si ya eran inaceptables”, dado que desde Izquierda Unida siempre se han considerado excesivos, “ahora entendemos totalmente desfasados”. Porque según se ha dado a conocer los tiempos medios de conexión a Madrid se incrementan hasta en cuatro minutos, siendo el trayecto más corto de 1 hora y 29 minutos.

 

“Estamos hablando de unas conexiones impropias de una red moderna y competitiva de ferrocarril” indica el coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila atendiendo a las conexiones de provincias como Salamanca, Zamora, Segovia o Valladolid con la capital. “Nos hemos quedado totalmente aislados sin que nadie del Partido Popular, partido que gobierna en todas las administraciones, haya sido capaz de levantar la voz y frenar este desastre”. Y es que para el coordinador de Izquierda Unida de Ávila “que los trenes de Media Distancia tarden una 1 y 40 minutos en llegar a Madrid o que los trenes regionales lo hagan en 1 hora y 48 minutos no se puede calificar más que como vergonzoso”.


Calificativo que acompaña a la preocupación por la desaparición del primer tren a Salamanca. “Estamos hablando de un tren que daba servicio a estudiantes, trabajadores e incluso usuarios del hospital salmantino” señala José Alberto Novoa, en atención a lo que suponía “una conexión de utilidad pública y cuyo valor “no estaba en la rentabilidad económica del mismo, sino en el servicio que prestaba, permitiendo a muchos abulenses residir en Ávila y desplazarse a Salamanca” indica, con independencia de las explicaciones ofrecidas por Renfe, que ha señalado el mismo fuera de las Obligaciones de Servicio Público.


Así pues José Alberto Novoa, más allá del propio proceso electoral y de la utilización partidista que de este plan y sus ‘mejoras’ ha hecho el candidato del Partido Popular, Pablo Casado, reclama “las más enérgicas protestas desde todas las instancias por lo que supone un agravio comparativo a los abulenses, que mientras ven cómo provincias adyacentes rebajan sus tiempos de viaje a Madrid en más de 1 hora, en Ávila los incrementan y eliminan trenes”. Una reivindicación que se produce porque “nos estamos quedando aislados, y como en numerosas ocasiones hemos dicho, Ávila sin tren se muere”.