Izquierda Unida considera indignante que Nissan presente beneficios al tiempo que se reclaman rebajas salariales y despidos

El grupo municipal de izquierdas recibe con “malestar” las declaraciones del consejero director general de Nissan. “Resultan una amenaza velada impropia hacia una ciudad que en los últimos años le ha dado todo a esta factoría”.

Con cierto “malestar” ha recibido el grupo municipal de Izquierda Unida las declaraciones ofrecidas por el consejero director general y vicepresidente de las Operaciones Industriales de Nissan en España, Frank Torres. Malestar porque “mientras Nissan presenta un beneficio neto de 1.710 millones en la primera mitad de 2014, Torres pone sobre la mesa la necesidad de ajustes salariales, el despedido de trabajadores y no menos amenazas veladas en una semana en la que están fijadas el inicio de las negociaciones con los miembros del comité de empresa del mal llamado plan de competitividad”. Un plan para Montserrat Barcenilla mal llamado de competitividad. “A las cosas hay que llamarlas por su nombre, y lo que hay sobre la mesa no es otra cosa que mantener e incrementar los beneficios a costa de una ciudad que se ha volcado con una empresa que ahora parece olvidar los muchos sacrificios realizados en los últimos años”.

 

Para la portavoz de Izquierda Unida de Ávila “no se puede decir ni argumentar que se han cumplido los acuerdos de 2010 cuando, a renglón seguido, la empresa no contempla la readmisión de los 17 trabajadores pendientes de su reinserción en la plantilla” comenta Montserrat Barcenilla, para la que las declaraciones de Frank Torres “son un ejercicio de desestabilización laboral y económica para una ciudad en la que Nissan es una de las empresas con mayor peso en la balanza comercial y, por lo tanto, su desequilibrio tendrá un innegable efecto dominó sobre la economía local”.

 

Para Izquierda Unida de Ávila “hablar de un excedente de 50 trabajadores y hablar de despidos es, a efectos de la economía y el mercado laboral abulense, lo mismo” señala Barcenilla, porque “las fórmulas que se contemplan para reducir la plantilla, ya sea con traslados o bajas incentivadas, serán, en todo caso, perjudiciales para una ciudad que volverá a ver la destrucción de nuevos puestos de trabajo”.


Por último el grupo municipal de Izquierda Unida tacha de “intolerable” el discurso de la reducción salarial defendido desde el sector empresarial e impulsado en los últimos años por un Partido Popular “que con su Reforma Laboral y su discurso de la moderación de los salarios ha abierto las puertas