IU se suma al Día Mundial del Agua reclamando una gestión social, sostenible, pública y responsable

ARCHIVO.

Una exigencia con la que se suma a esta celebración defendiendo con ello el derecho universal de todas las personas a los recursos hídricos, reivindicando al tiempo un modelo de gestión del agua público y transparente, con participación social, que garantice el servicio público de abastecimiento y saneamiento y promueva su uso eficiente. 

Desde Izquierda Unida de Ávila se destaca la creciente importancia del agua por su repercusión e incidencia desde el punto de vista ambiental, económico, social, sanitario y cultural. En este marco la formación de izquierdas considera imprescindible que las administraciones públicas garanticen a la ciudadanía el derecho al agua y al saneamiento. Esto debe hacerse ineludiblemente a través de servicios públicos eficientes y de calidad, e incorporando a la gestión del ciclo integral del agua criterios ambientales, sociales y económicos. Así Izquierda Unida se opone con rotundidad a las iniciativas que buscan su privatización, tanto en las fases de abastecimiento como de saneamiento y depuración, y denuncia la mercantilización que las políticas liberales promueven en relación al agua. Políticas en las que imperan los criterios de mercado y del beneficio económico antes que el interés general. 

 

Es por ello que desde Izquierda Unida  se aplaude la propuesta elevada a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para abordar la remunicipalización del agua en los ayuntamientos del estado, con la vista puesta en que se abra un debate serio sobre la gestión de este servicio en el Consejo del Agua estatal.

 

Izquierda Unida de Ávila considera que el Día Mundial del Agua debe servir para poner sobre la mesa una profunda reflexión sobre las políticas que se están llevando a cabo sobre un recurso al que, por desgracia, actualmente no tienen acceso miles de personas pese a que Naciones Unidas reconoce el acceso al agua potable y al saneamiento como un derecho humano esencial para el disfrute de la vida y de todos los derechos humanos.