IU reclama un informe técnico sobre la iluminación de los pasos de peatones con visibilidad desfavorable

El grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila ha solicitado en Comisión de Presidencia la elaboración de un informe técnico, mediante luxómetro, sobre la iluminación de todos los pasos de peatones de la ciudad, especialmente en condiciones desfavorables de visibilidad.

Es la propuesta que Henar Alonso, concejala de Izquierda Unida de Ávila, ha puesto sobre la mesa ante la sensación de que “en Ávila existe un problema de visibilidad, especialmente de noche, en los pasos de peatones”.

 

Una sensación “que comparten muchos ciudadanos y que nos lleva a reclamar este estudio técnico a fin de concluir si, evidentemente, existen puntos donde se requiere de una actuación más concreta” se indica desde una formación que ya en el 2013 llevó esta situación al seno del pleno municipal en forma de una moción y que en los pasados Presupuestos Municipales 2015 incluyó una  partida para mejorar la iluminación.

 

Se entiende desde la formación de izquierdas que “existe un problema de visibilidad e iluminación en algunos de los pasos de peatones de la ciudad”, un problema “reconocido en su momento”, dado que ya que en enero de 2014 una de las conclusiones del Observatorio Municipal de Seguridad Vial determinaba que una de las herramientas para evitar los atropellos en la ciudad y mejorar la seguridad del peatón era la mejora de la iluminación.

 

“Entonces se decía que con la privatización del sistema de alumbrado público y el cambio de las luminarias se mejoraría la iluminación de los pasos de peatones”, recuerda en este caso Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila. “Sin embargo no sólo no ha sido así, sino que hemos ido a peor”. De este modo pone como ejemplos los pasos de peatones del Paseo de la Encarnación, Paseo del Cementerio, Carretera de El Espinar, Plaza de El Rollo o la zona de San Nicolás, “donde existe un verdadero riesgo para los peatones”.

 

“Entendemos -apunta Henar Alonso- que la mejor manera de abordar esta situación es poner en marcha un estudio técnico que será en cada caso el que determine si es preciso actuar y que tras el cambio de la iluminación de la ciudad se convierte en una herramienta imprescindible. Si la iluminación ha cambiado, debemos conocer sus efectos. Y a día de hoy no los conocemos”.