IU preocupada por el cierre estival de camas después de que el verano de 2012 significara la pérdida definitiva de 56 camas

La formación de izquierdas aclara a María Antonia Pedraza, gerente del Complejo Asistencial de Ávila, que “cerrar 65 camas en verano no es una buena noticia si tenemos en cuenta que no se pueden cerrar más porque directamente los servicios ya los han eliminado”

Izquierda Unida de Ávila muestra su preocupación por el anunciado cierre de camas en el periodo estival -65 entre las plantas octavas, séptima y tercera en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles- y pone en cuestión las palabras de la gerente del Complejo Asistencial de Ávila, María Antonia Pedraza, en un análisis de la situación que “pone en entredicho la política sanitaria del Partido Popular de Ávila” porque a juicio de José Alberto Novoa, coordinador provincial de Ávila, las declaraciones ofrecidas por Pedraza “dejan a las claras que en Ávila directamente no se cierran en verano más camas simplemente porque los servicios no existen ni se prestan”.

 

Recuerda José Alberto Novoa que para entender la situación hay que remontarse a mayo de 2012, cuando el Complejo Asistencial de Ávila anunciaba el cierre de 95 camas. Un anuncio que en ese momento la formación de izquierdas ya presumía como definitivo y no provisional, como entonces quería hacer ver el Partido Popular.

 

Un cierre de camas que se prolongó a lo largo del año, hasta que en enero de 2013 SACYL se veía obligado a reconocer el cierre indefinido de la unidad de Medicina Interna en la planta cero (38), la de Convalecencia Psiquiátrica (12) y la de Desintoxicación (6), todas ellas en el Hospital Provincial, cuantificando las mismas, según los propios datos ofrecidos por el SACYL, en 56 camas.

 

“Que SACYL cierre 65 camas, porque de las 114 anunciadas previamente 49 ya se encuentran cerradas, no es ni mucho menos una buena noticia, y dibuja un punto de partida desolador para la sanidad abulense -señala José Alberto Novoa- en la que no hay más cierres porque no hay mucho más que cerrar, aunque el Partido Popular haya demostrado a los abulenses que es capaz de encontrar resquicios para seguir recortando prestaciones y asistencia”.

 

Sobre este panorama Izquierda Unida de Ávila valora el cierre de las 65 camas como especialmente severo en el complejo hospitalario abulense, dejando el servicio “bajo mínimos”. Un anuncio que Novoa espera que no siga por los cauces de 2012, en el que “el periodo estival sirvió como cortina de humo para que el Partido Popular no volviera a abrir 56 camas. Esperemos que este curso el escenario no sea semejante”.

 

“El Partido Popular pretende dejar la sanidad abulense bajo mínimos” critica José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida, una formación en la que “no gusta” el reajuste que pretenden poner en marcha los responsables de la sanidad en Ávila.

 

“No entendemos que la llegada del verano conlleve una merma de recursos sanitarios aún a mayores de la que ya existe para los abulenses”, una medida que “se empeñan en aplicar bajo la excusa de la eficiencia y el ahorro, pero castigando a los usuarios con ello mientras se permite el derroche en otras cuestiones que ponen en duda, una y otra vez, la eficacia de la gestión sanitaria”