IU pide la rescisión del contrato con Aqualia si no cumple con el pliego de condiciones

Embalse de Serones

La formación de izquierdas está convencida de que Aqualia no está cumpliendo con los compromisos adquiridos en el pliego de condiciones. Piden una solución a las algas de Serones "que no pase por el bolsillo de los abulenses".

La portavoz municipal de Izquierda Unida, Montserrat Barcenilla deja claro que “el preciso encontrar una solución para que las aguas de Serones estén en unas condiciones óptimas, pero el Partido Popular sigue empeñado en justificar que la solución la paguen los abulenses, cuando es una responsabilidad de la empresa”.

 

La formación de izquierda ha pedido en la Comisión de Hacienda un informe jurídico sobre el cumplimiento del pliego de condiciones del contrato con Aqualia, porque a su juicio. Porque a su juicio “en estos momentos no se está cumpliendo”. Y no sólo lo dice por el problema de la eliminación de las algas sino con otras cuestiones como la limpieza de los imbornales. “Si la ciudad es o no más grande eso no es un problema de los ciudadanos”. Y llegados a este caso Izquierda Unida deja claro que “si no se está cumpliendo el contrato, como estamos convencidos, hemos solicitado que el Ayuntamiento de Ávila lo exija o rescinda el contrato“, un contrato “tan importante para la ciudad” que lleva en vigor desde 1988, que estará en vigor hasta 2038 y que únicamente se ha modificado en sus cuestiones económicas”.

 

Ante la “generosa inversión, como presenta el Partido Popular” de los 150.000 euros que Aqualia invertirá en la implantación del sistema de carbono activo, Montserrat Barcenilla advierte que los 67.000 euros mensuales de mantenimiento y que el Partido Popular quiere comprometer con cargo a los ciudadanos también debería ser responsabilidad de la empresa.  67.000 euros “que, además, el Partido Popular se compromete a pagar durante cuatro meses haya no no haya algas” advierte Izquierda Unida de Ávila.

 

Un sistema “cuyos resultados no están asegurados al cien por cien y del que se rechazó la implantación de un sistema de prueba por 17.000 euros para conocer si funcionaba”. Todo ello “sin querer estudiar de origen este problema” recuerda Barcenilla, que desde hace meses lleva reclamando que se estudie el alto contenido de nutrientes en las aguas de Serones y que son los que están haciendo proliferar las algas. “Nadie quiere estudiar el origen de este problema”.

Noticias relacionadas