IU pide incidir en la revisión de las zonas "deficientemente iluminadas tras la privatización del servicio"

Sistema de iluminación actual que se encuentra en las farolas de la capital abulense.

Montserrat Barcenilla ha recordado que "aún existen zonas de la ciudad donde el cambio de luminarias no ha dado el resultado previsto, porque el cambio se abordó sin un estudio previo de lo que cada zona necesitaba”.

El grupo municipal de Izquierda Unida ha llevado a Junta de Gobierno la necesidad de “seguir incidiendo y avanzar” en la revisión del estado de la iluminación en las calles de la ciudad tras la "privatización y el cambio de iluminación de la ciudad".

 

Montserrat Barcenilla, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Ávila, llevó a Junta de Gobierno esta demanda, "ante las denuncias que la formación de izquierdas sigue recibiendo de manos de los ciudadanos de zonas concretas que siguen en un estado deficiente de iluminación tras la privatización del alumbrado público emprendido por el Partido Popular sin el estudio ni el conocimiento previo de las condiciones y características de cada una de las calles y de lo que requería cada zona de la ciudad”.

 

Las zonas a las que hace referencia IU son la calle Hornos Caleros, las Covachuelas, la Cuesta de Gracia, la plaza del Ejército, Cronista Gil González Dávila, Calle Manuel Gómez Moreno o la plaza de Italia, algunos de los puntos concretos que la formación de izquierdas ha pedido que “se revisen”.

 

También han destacado el aparcamiento del Palacio de Congresos Lienzo Norte, “en el que la iluminación en su parte norte es absolutamente deficiente” ha señalado Barcenilla, que ha registrado por escrito la necesidad de que "se tomen las medidas oportunas encaminadas a que se amplíen los puntos de luz, porque la falta de iluminación puede acarrear problemas de caídas y circulación de vehículos”, y ha apuntado cómo este hecho “provocó numerosas quejas en el recién celebrado Concierto del V Centenario”.

 

La formación de izquierdas recuerda en este sentido que “todo esto son las consecuencias de una privatización a la que no sólo no nos opusimos sino que advertimos de premeditada e improvisada, como se está comprobando ahora, aunque en su momento quisieron negarlo” señala Montserrat Barcenilla.