IU lamenta la oportunidad perdida tras una nueva privatización del mantenimiento de zonas verdes

El grupo municipal de izquierdas considera que se trata de una labor que debería prestarse desde los servicios municipales. “Se ahorrarían recursos económicos, dado que no debe buscarse el beneficio empresarial y mejorarían las condiciones laborales”.

El grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila lamenta la oportunidad perdida para apostar por el empleo de calidad tras la ampliación de la privatización del servicio de mantenimiento de las zonas verdes y arbolado de la ciudad. Una nueva privatización por parte del Equipo de Gobierno del Partido Popular que únicamente contó con el voto en contra de Izquierda Unida de Ávila, “cuyo compromiso a este respecto siempre ha sido la remunicipalización de los servicios que desarrolla el Ayuntamiento de Ávila, y en este caso el de mantenimiento de las zonas verdes”, señala Montserrat Barcenilla, portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida, que como en otras ocasiones considera que “la prestación de este tipo de servicios directamente de manos del Ayuntamiento supondría un ahorro económico, dado que no debe buscarse el beneficio empresarial, así como permitiría ofrecer unas mejores condiciones laborales a los trabajadores”, cuestión ésta que preocupa a la formación de izquierdas consciente de lo delicado del mercado laboral en Ávila, “caracterizado por la temporalidad y los bajos salarios”. 

 

Advierte el grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila, que propuso la remunicipalización del servicio, que lo aprobado “se trata en realidad de una progresiva privatización encubierta del servicio municipal de jardines” pese a lo indicado por el propio Equipo de Gobierno del Partido Popular, con el que discrepa sobre lo expresado públicamente. El nuevo pliego de condiciones incluye la gestión de otros ocho nuevos espacios y considera como mejora todos los espacios a mayores que incluya en la oferta la empresa finalmente adjudicataria. “Los ocho nuevos espacios a los que se hace referencia son espacios actualmente gestionados por el servicio municipal de jardines, al cual se le estaría dejando sin carga de trabajo”. 

 

No obstante, la negativa de la formación de izquierdas a la privatización del servicio “no nos ha impedido trabajar de forma prolija en el pliego de condiciones del contrato”, presentando más de una veintena de enmiendas a la propuesta inicialmente presentada “a fin de amortiguar el documento inicialmente presentado”. En este sentido desde Izquierda Unida de Ávila se ha planteado una redistribución de los puntos a obtener en la valoración de las ofertas, permitiendo así que puntuasen más las mejoras que la propia oferta económica. Igualmente Izquierda Unida propuso valorar el compromiso medioambiental de la empresa a través del certificado de huella de carbono, la responsabilidad social corporativa o la licitación por bloques “para permitir que las pequeñas y medianas empresas pudieran presentarse”.  

Noticias relacionadas