IU insiste en la necesidad de dotar de actividad y contenido a la vieja estación de autobuses

Antigua estación de autobuses de Ávila

Aunque el pasado mes de septiembre se volvieron a retomar las conversaciones entre Junta y Ayuntamiento para la cesión, y la misma se apuntó en “poco tiempo”, la situación sigue siendo de espera.    

El grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila sigue “empeñado” en recuperar para Ávila un espacio “que puede ser un recurso muy interesante” como es la vieja estación de autobuses, una infraestructura “que más allá de los planes o proyectos que puedan tenerse para la misma, es un edificio situado en el corazón de la ciudad, con grandes posibilidades y que desde el 2014, con la puesta en marcha de la nueva terminal, únicamente acumula suciedad en un deterioro constante y evidente”. Y es por ello que desde la formación de izquierdas han vuelto a llevar esta cuestión a la Comisión de Servicios a la Ciudad, Urbanismo y Medio Ambiente solicitando información sobre la cesión de este espacio. Una cesión que desde la formación de izquierdas se teme estancada. 

 

Poco o más bien nada se conoce del estado de las negociaciones que se anunciaban el pasado mes de septiembre entre Ayuntamiento y Junta de Castilla y León para la cesión de la vieja estación de autobuses. Conversaciones que entonces se calificaban de tan “avanzadas” que desde la figura del director general de Transportes de la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León, Ignacio Santos Pérez, se llegó a valorar el traspaso como “en poco tiempo”. Una valoración entonces compartida por el Equipo de Gobierno del Partido Popular. Sin embargo seis meses después la situación es de total desinformación hacia la ciudadanía y los partidos que conforman la oposición sobre el estado de estas gestiones. Seis meses después la situación, como otras tantas veces, es de espera. 

 

 

“Según el Partido Popular se siguen estudiando las condiciones de la cesión, y aunque podemos comprender que en una cesión de estas características hay muchos términos que poder valorar, no es menos cierto que esta situación choca de forma frontal con lo expresado el pasado mes de septiembre, sobre la buena marcha de las negociaciones y nos coloca, como en tantos proyecto de la ciudad, en una eterna espera y un bajo ritmo de trabajo en el Equipo de Gobierno del Partido Popular, totalmente paralizado” señala Alberto López Casillas, concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila. 

 

En marzo de 2014, y después de 39 años de servicio, la antigua estación de autobuses cesaba su actividad. Sin embargo, y con anterioridad –abril de 2013- el pleno del Ayuntamiento de Ávila acordaba por unanimidad solicitar a la Junta de Castilla y León la cesión de esta parcela una vez cesara la actividad. Se van a cumplir tres años del acuerdo adoptado en pleno, más de dos del cese de la actividad y la estación de autobuses sigue cerrada y en constante deterioro.  

 

 

Para Izquierda Unida de Ávila “la vieja estación de autobuses es, por ubicación y dimensiones, un espacio con muchas posibilidades” resalta en este caso Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila. A este respecto la formación de izquierdas tiene claro que la participación ciudadana “puede ser un elemento clave a la hora de darle sentido a este espacio”. Participación que puede llegar de la mano de un proceso de participación abierta que permita recoger ideas para su utilización. Usos sobre los que por su parte se pronunció la formación de izquierdas de la mano de un proyecto “a tres bandas” donde movilidad, integración y artesanía se darían la mano.

 

Un proyecto que arranca desde la planta baja con “un aparcamiento disuasorio y para residentes” cercano al centro de la ciudad, que tendría su continuidad con una planta alta donde se proponen dos espacios. “Por una parte proponemos en la planta alta el Centro de Coordinación de las Asociaciones para Personas con Capacidades Diferentes, dado que el edificio es accesible, permitiría centralizar todos los trámites  y contar con un pequeño salón de actos” mientras que por otra parte Montserrat Barcenilla apuesta por un centro “de artesanía para los artesanos locales”. Una apuesta “novedosa. Tenemos un Consejo Municipal de las Artes y la Cultura pero hay que dar voz y participación a los artesanos locales, por lo que proponemos la creación de talleres municipales a precios asequibles donde los artesanos pueden trabajar, mostrar sus creaciones y venderlas al público promocionando este espacio como un Centro Municipal de Artesanía”.