IU impulsa un nuevo modelo en los contratos para que las bajadas de precio no sean determinantes

El grupo municipal de izquierdas consigue evitar, con la aprobación de la nueva fórmula, el excesivo peso de los criterios económicos en la valoración de las ofertas.

"A partir de ahora en la adjudicación de los contratos municipales se valorará en mayor medida la calidad de la oferta y el servicio frente a la parte económica, al contrario de cómo se venía haciendo hasta estos momentos", se asegura desde el grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila, que ha impulsado el cambio de la fórmula de valoración en los pliegos de condiciones para la adjudicación de los distintos contratos y servicios.

 

Con esta fórmula se evita "que lo determinante a la hora de adjudicar a una u otra empresa un servicio sea la parte económica de la oferta", valora Alberto López Casillas, concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila.

 

Como señala el edil de IU, hasta ahora se venía usando una fórmula en la que "se primaba especialmente" bajadas de precio que hacían que "ofertas con peor valoración en lo técnico fueran las que se adjudicaban los contratos y servicios por un menor coste económico".

 

Decisiones "que no compensaban dado que esa reducción económica venía acompañada de una bajada en la calidad del servicio o el producto". Alberto López Casillas pone ejemplos: "se instaló la caldera de la calefacción con peor valoración técnica porque la oferta era económicamente un poco más baja que otras técnicamente mejores. En el caso de un programa para mayores no se le adjudicó a una empresa que ofrecía un mayor número de horas de actividades porque su oferta era un poco más cara que la ganadora". Situaciones "que ponían de manifiesto que algo se estaba haciendo mal".

 

Es por ello que desde el grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila se propuso una nueva fórmula de valoración para los contratos municipales "en la que las bajadas de precio no fueran tan determinantes, permitiendo con ello poner en mayor valor otras cuestiones relacionadas con la calidad del servicio pero también con la calidad del trabajo".


Y es en este último punto, el impulso de unas mejores condiciones laborales desde las administraciones, donde pone su atención la formación de izquierdas. "La forma en la que se adjudican los contratos, siempre primando la oferta más barata, nos ha llevado a situaciones como la vivida recientemente con las trabajadoras de la empresa Linorsa o las denuncias que se están produciendo por el precio con el que está saliendo a concurso la ayuda a domicilio".

 

La nueva fórmula ha empezado a utilizarse en algunos de los últimos pliegos de condiciones del Ayuntamiento de Ávila -como por ejemplo el sellado del vertedero de inertes- "y esperamos que se afiance en los pliegos que quedan por venir, con el fin de valorar convenientemente la calidad de los servicios que contrata el Ayuntamiento y que las bajadas de precio no estén sobrevaloradas a la hora de elegir una empresa u otra".