IU exige la realización de una auditoría que distinga la deuda privada y especulativa de la deuda legítima

 
Poner en marcha una auditoría que distinga entre la deuda legítima, la deuda privada convertida en pública y la deuda especulativa es uno de los objetivos que persigue la enmienda presentada por Izquierda Unida a los Presupuestos Generales del Estado en sede parlamentaria. Una enmienda que Izquierda Unida de Ávila no sólo respalda sino en la que trabajó en el marco del debate político y económico de la pasada Asamblea Provincial, ante la necesidad de “evaluar la legitimidad de la deuda del Estado”, porque la misma “es definitivamente impagable”.

Así lo recuerda José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, que muestra su apoyo a la iniciativa presentada por Gaspar Llamazares en el Congreso de los Diputados. “Auditar la deuda, conocer la que responde a acreedores legítimos, la transformada de deuda privada a pública –caso del rescate bancario- y la resultante de las presiones especulativas” son algunos de los objetivos en los que incide un texto que entiende que “aquella que sea ilegítima tendría que aceptar una quita”, porque entiende el coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila que “más allá de que con las actuales políticas de recorte y contracción económica pagar la deuda es imposible, el Partido Popular no puede hacer responsable a los ciudadanos de las especulaciones, estafas y errores económicos generados por otros, especialmente bancos y especuladores financieros”.

Para Izquierda Unida “la deuda es impagable”, por lo que una auditoría de estas características permitiría conocer la legitimidad de la deuda y determinar así cuál debería formar parte de una quita y cuál debe pagarse. Desde Izquierda Unida se tiene claro que los movimientos actuales de la Unión Europea buscan diseñar un nuevo marco “que beneficie a los acreedores económicos, en este caso a los bancos alemanes y franceses”, por lo que esta medida “debería formar parte de las negociaciones de un mal llamado rescate de la deuda soberana que, en realidad, supondrá el secuestro total de España por las instituciones europeas, la ruina y el empobrecimiento de todos los españoles”.