IU denuncia despilfarro en publicidad para el XI Concurso de Tapas de Piedralaves

La formación de izquierdas califica de incomprensible que más de la mitad del presupuesto -3.000 euros- se destine a publicitar a posteriori el acto y lamenta que no se dé el protagonismo que merece a los verdaderos actores del evento, los bares y restaurantes, que ni siquiera aparecen en la cartelería

Izquierda Unida de Piedralaves ha calificado de "intolerable" que más de la mitad del presupuesto del XI Concurso de Tapas de Piedralaves -3.000 euros- se destine a publicidad "en lugar de repercutir en los verdaderos protagonistas del evento, los bares y restaurantes participantes, actores indiscutibles de esta fiesta gastronómica que llena las calles del pueblo durante todo un fin de semana”.

 

La formación de izquierdas destaca que esta publicidad se produce una vez ha tenido lugar el concurso y que en realidad "supone un documental en el que la única protagonista pretende ser la alcaldesa de Piedralaves, Maria Victoria Moreno, y no los magníficos bares y restaurantes de la localidad”.

 

No es la única crítica que pone sobre la mesa Izquierda Unida de Piedralaves, que lamenta los “impedimentos” que la alcaldesa de la localidad pone a los hosteleros, a los que, aseguran, "se llega a amenazar con excluirlos del concurso para la siguiente edición en caso de discrepar en la organización del mismo".

 

IU Piedralaves también quiere denunciar la inexistencia de unas bases oficiales para este certamen, "por lo que está sometido a la total arbitrariedad de la alcaldía". Ante ello desde la formación de izquierdas en la localidad se ha solicitado por todos los cauces posibles las bases de dicho concurso, a instancias de los propietarios de bares y restaurantes, y a día de hoy no han sido entregadas, lo que hace sospechar que éstas no existen.

 

Explica la formación de izquierdas que desoyendo las sugerencias de los hosteleros para rentabilizar su esfuerzo, el Partido Popular, oponiéndose rotundamente a incrementar un poco el precio final de las consumiciones, ha decidido desentenderse de la organización del concurso de aquí en adelante. Un desencuentro que ha tenido como respuesta que la cartelería, pagada directamente con la inscripción de los participantes, se haya entregado con una única semana de antelación.

 

Indican que en esa cartelería no aparecen los bares y restaurantes participantes sino los patrocinadores de "un concurso que el Partido Popular pretende desmerecer". "Un concurso que es, para el sector de la hostelería, uno de sus pilares económicos y que, lamentablemente, el Partido Popular entiende como un medio de exhibición particular a costa del dinero de todos los ciudadanos".