IU de Piedralaves no descarta la vía judicial para ejercer el derecho a grabar las sesiones plenarias de la localidad

Piedralaves.

El Partido Popular, con su alcaldesa a la cabeza, hace caso omiso a la sentencia del Tribunal Supremo e impide la grabación del pasado pleno municipal de la localidad.

Izquierda Unida de Piedralaves no descarta acudir a los tribunales tras lo sucedido en la última sesión plenaria en la que María Victoria Moreno, alcaldesa de la localidad, apoyada por los concejales del Partido Popular, impidieron la grabación del pleno a personas particulares haciendo caso omiso de las sentencias del Tribuna Supremo que avalan el derecho de los ciudadanos a grabar y hacer fotos durante el pleno. Un ejercicio de “transparencia” que desde Izquierda Unida de Piedralaves se entiende totalmente amparado por la actual legislación, por lo que la formación de izquierdas pretende estudiar todas las actuaciones posibles, entre ellas la vía judicial, tanto por el impedimento de un derecho reconocido como por posible prevaricación del Equipo de Gobierno del Partido Popular dada la decisión adoptada. 

 

El pasado mes de agosto el Tribunal Supremo confirmaba en una sentencia que todos los ciudadanos que asistan a los plenos de los ayuntamientos pueden grabar el contenido de los mismos, aunque no pertenezcan a medios de comunicación autorizados, en base a los derechos fundamentales de libertad de expresión e información. Una sentencia que, además, sitúa este derecho por encima de decisiones plenarias  o potestad arbitraria del alcalde. 

 

Una sentencia con la que el pasado mes de agosto el grupo municipal de Izquierda Unida de Piedralaves solicitó la colocación de una cámara para poder grabar los plenos. Solicitud que motivó un informe de la secretaria - en comisión extraordinaria el 1 de octubre – en el que se justificaba la potestad de la alcaldesa para autorizar cualquier grabación, informando de forma paralela que desde el Ayuntamiento de Piedralaves se contrataría una persona para la realización de una grabación “institucional”.  Grabación que, a juicio de la formación de izquierdas, no debería impedir grabaciones particulares, por lo que el pasado pleno – 6 de octubre – el grupo municipal de Izquierda Unida de Piedralaves situó una cámara en el salón de plenos junto a la cámara contratada por el ayuntamiento, “a la que se indica que no grabe hasta orden de la alcaldesa”, dado que no era hasta el punto tres del orden del día cuando se abordaba el tema de las grabaciones plenarias.

 

Comenzado el pleno, explica Mónica Martínez, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Piedralaves, “la alcaldesa decide suspender la sesión ante la negativa a apagar nuestra cámara”, indica, retomándose la sesión con el tema de grabación de plenos en el primer punto del orden del día, “generando un debate que culmina con la votación por parte del Partido Popular en contra de las grabaciones de particulares de las sesiones plenarias y obligando al apagado de nuestra cámara”. 

 

A tenor de lo ocurrido “desde Izquierda Unida vamos a estudiar las medidas a tomar” señala Mónica Martínez, para la que “ni la existencia de una cámara institucional debe menoscabar la libertad de grabaciones de particulares, ni mucho menos podemos admitir como argumentos a la negación de un derecho reconocido la presunción de delitos como la posible manipulación de las imágenes obtenidas”. 

 

Desde Izquierda Unida de Piedralaves se entiende que no sólo se está contradiciendo las sentencias ya existentes sino vulnerando tanto el derecho de expresión - la libre comunicación de pensamiento y de la información- como el de información - el derecho de los individuos a recibir la información sin trabas -, ambos recogidos en el artículo 20.1 de la Constitución Española.