IU de Ávila ya tiene sus 'mínimos' para presentarlos en la reunión de mañana

Izquierda Unida Ávila

 Serán los militantes de Izquierda Unida de Ávila, citados en la noche del jueves a la Asamblea Local, los que definan la postura que la formación de izquierdas mantendrá en la última reunión que los partidos que están trabajando en una alternativa de gobierno al Partido Popular en Ávila celebrarán en la noche del viernes.

Auditoria y control de los contratos, participación ciudadana, progresividad en la política fiscal, remunicipalización de los servicios públicos, un plan de empleo y fomento de la economía local, refuerzo de los servicios sociales, demanda de la mejora de las infraestructuras y gobierno abierto, claves para la formación de izquierdas.

 

Serán las bases de Izquierda Unida las que marquen la postura, pasos y en último caso posibles votos de apoyo o rechazo este viernes, pero lo que ya está definido por parte de la formación de izquierdas es el ‘acuerdo de mínimos’ que todos los partidos se fijaron realizar de cara un posible acuerdo para la tarde del viernes. Un documento que en el caso de Izquierda Unida de Ávila ya ha sido definido –dada la urgencia de las fechas- de manos de la delegación que ha acudido en estas fechas a las reuniones y que ha estado compuesta por los próximos concejales electos (Montserrat Barcenilla, Alberto López Casillas y Henar Alonso), el coordinador de la Asamblea Local (Jorge Nieto) y el coordinador provincial (José Alberto Novoa).

 

Un ‘decálogo’ –aunque tiene 11 puntos- de trabajo basado en el programa con el que Izquierda Unida de Ávila se ha presentado al proceso electoral y que se entiende como la “base mínima” desde la que poder afrontar junto a la formación de izquierdas un proceso “de posibles acuerdos, apoyos y estabilidad política” más allá de las “elucubraciones que desde el Partido Popular se están promoviendo sobre este proceso como una simple maniobra de acoso y derribo hacia la formación de José Luis Rivas”.

 

Participación ciudadana, políticas fiscales justas, transparencia política y económica o empleo son algunas de las bases sobre las que Izquierda Unida de Ávila trabajará el posible acuerdo y apoyo a la investidura que pudiera producirse este viernes. Medidas donde no se olvida incluso la necesidad de concretar “los criterios para la resolución de conflictos a nivel interno y en caso de discrepancias que pudieran producirse entre los firmantes del pacto”. Una última pero importante medida “en pro de la estabilidad”.

 

Un documento en el que Izquierda Unida de Ávila sitúa, entre otras muchas medidas, una auditoría de las cuentas municipales así como sistemas de revisión y control de los contratos; revocabilidad de los cargos públicos por parte de la ciudadanía; participación ciudadana a través de sistemas de comunicación directa entre Ayuntamiento y ciudadanos; revisión de la política fiscal en pro de una política impositiva progresiva en función de la capacidad económica del contribuyente; remunicipalización paulatina de los servicios públicos privatizados; demanda a las administraciones central y autonómica de la puesta en marcha de un Plan de Empleo; plan de fomento de la economía local en el que se abarque desde las pymes y el comercio al turismo; reforzamiento de los servicios sociales con medidas como el 5º CEAS o la protección de las familias en riesgo; priorización de las acciones para la mejora de las infraestructuras de comunicaciones y eliminación del peaje; o el impulso del concepto de gobierno abierto.

 

Desde Izquierda Unida se entiende que el documento elaborado “alcanza mínimos desde los que poder ver si es posible, entre todos, proponer una alternativa a la candidatura de José Luis Rivas a la alcaldía. Una alternativa con base programática, con base en un proyecto alternativo que supere, más allá de las acusaciones populares, el cambio de cromos y caras y permita otro proyecto de ciudad”.  

Noticias relacionadas