IU considera un insulto que las ayudas al alquiler dejen fuera a quienes no alcanzan unos ingresos mínimos

El coordinador provincial de IU en Ávila, José Alberto Novoa. / Foto: Antonio S. Sánchez

La formación de izquierdas tilda este decisión del PP de “desfachatez” porque son "las personas que más dificultades tienen para llegar a fin de mes”, por lo que su coordinador provincial José Alberto Novoa, se ha cuestionado cómo es posible que se ponga en marcha una línea de ayudas y sea un requisito excluyente tener bajos ingresos.

El coordinador provincial de IU, José Alberto Novoa, se ha cuestionado "cómo puede ser que una administración ponga en marcha unas ayudas para el alquiler de vivienda y deje fuera a las personas que más lo necesitan”, una pregunta que pone sobre la mesa una vez analizadas las bases de las nuevas ayudas puestas en marcha por la Junta de Castilla y León.

 

Para Novoa, se trata de subvenciones “con tintes más bien electoralistas” que, "tras varios años olvidadas pese a lo severo de la crisis, se recuperan en estos momentos bajo unos requisitos que resultan insultantes ante las graves dificultades por las que están pasando muchas familias abulenses para poder sobrevivir y mantener un techo digno y a los que se les dice que por no llegar a un salario mínimo no tiene derecho a estas ayudas”. Una circunstancia que para Novoa resulta “una total desfachatez”.

 

Y es que, para coordinador de IU, "que los requisitos marcados por la Junta de Castilla y León para acceder a estas ayudas al alquiler de vivienda dejen fuera a las familias que cobren el subsidio de 426 euros al mes o a las familias que ingresen menos de 621 euros mensualmente –o bien su equivalente de 7.445 euros al año– es poco menos que un insulto a quienes más necesitan de las ayudas públicas”.

 

Igualmente, apunta, "quedan fuera quienes vivan en viviendas cuyo alquiler supere una renta de 420 euros al mes en Ávila, 400 euros al mes en localidades medias o 350 euros al mes en el resto de la provincia". Y todo ello "en un escenario en el que la ayuda máxima a conceder será del 30% de la renta, lo que en el mejor de los casos supondrá una subvención de 126 euros al mes durante 12 meses".

 

Por ello, asegura Novoa, “estamos ante un intento de lavado de imagen impulsado por el Partido Popular desde la consejería de Fomento y Vivienda, puesto en marcha por razones electoralistas pero que acaba siendo un insulto a la ciudadanía, porque tras el pretendido lavado de imagen no hay una verdadera preocupación por las familias que peor lo están pasando".

 

Todo ello, finaliza, "en un mercado inmobiliario marcado por la existencia de miles de viviendas vacías en manos de los bancos, a los que se les ha rescatado con el dinero de todos los ciudadanos. Dinero de aquellos a los que ahora se les viene a decir que por ser pobres no tiene derecho a recibir ayudas para tener un techo”, cuando “las administraciones públicas deben estar para solucionar los problemas de la sociedad, no para mantener a aquellos que hacen del dinero de todos su fuente de enriquecimiento”.