IU Ávila reclama un Consejo Escolar Municipal "verdaderamente participativo y funcional"

La formación de izquierdas apunta que el mero hecho de reunirse “no significa que algo sea eficaz”. Henar Alonso pide avanzar “en aquellas funciones que tiene asignadas, porque el Consejo Escolar Municipal es un órgano participativo y consultivo, y hasta la fecha no ha sido así”.

En el año 2003 se ponía en marcha el Consejo Escolar Municipal, una herramienta que debía facilitar la participación de los ciudadanos y los distintos agentes implicados en el sistema educativo pero también un cauce que hiciera efectiva la implicación y colaboración de los distintos sectores afectados en este ámbito a la hora de determinar objetivos y prioridades junto con el Ayuntamiento de Ávila. Eran los objetivos, “pero lo cierto es que hasta hora no ha sido así”. Es por ello que el grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila, a través de su concejala Henar Alonso, pide el “verdadero desarrollo de las funciones que tiene encomendadas el Consejo Escolar Municipal, el impulso e sus competencias y sus funciones, porque hasta la fecha no está funcionando como debiera”.


Después de una legislatura en la que “en cuatro años se celebraron únicamente dos reuniones”, Henar Alonso reconoce que en el inicio de la presente “hemos conseguido reactivar las convocatorias de este consejo, lo que ponemos en valor, pero ahora es el momento de dar un paso más, de darle un contenido y un sentido, porque el mero hecho de reunirse no significa que algo sea eficaz”.  


Recuerda la concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila que el Consejo Escolar Municipal tiene asignadas unas funciones como son la emisión de informes preceptivos, en algunos casos de cuestiones relacionadas con el ámbito educativo y la formulación de propuestas sobre asuntos de educación para que sean elevados a los organismos pertinentes. “Estamos hablando de un consejo participativo y consultivo, pero hasta ahora no ha sido así”.


Una situación que pide cambiar Henar Alonso. “Queremos que el Consejo Escolar Municipal sea un verdadero órgano participativo, que asuma las funciones que tiene encomendadas, que se pronuncie y tome decisiones sobre cuestiones en las que nunca se ha pronunciado, aunque sobre el papel estaba obligado a hacerlo”. Una situación que se repite con otros consejos en la ciudad. “Se crean pero sus reuniones no tienen luego el reflejo que deberían tener”.  


En este sentido, y al objeto de seguir dando pasos que lleven al correcto funcionamiento de este organismo, desde el grupo municipal de Izquierda Unida se ha pedido el desarrollo de las dos comisiones previstas en su reglamento como es la Comisión de Padres y la Comisión de Actividades Extraescolares “a fin de que su funcionamiento sea más eficaz y su participación más amplia”.


La Comisión de Padres es un órgano de carácter informativo formado por los padres miembros del Consejo Escolar así como un representante de cada uno de los Consejos Escolares de cada colegio e instituto público o concertado de la ciudad que permite hacer propuestas para que sean contempladas por el plenario del Consejo Escolar Municipal de Ávila. Por su parte la Comisión de Actividades Extraescolares es un órgano de carácter informativo que podrá elaborar la primera propuesta de programación anual de actividades extraescolares y que estará compuesta exclusivamente por una representación de miembros del Consejo Escolar Municipal.